martes, 9 de febrero de 2016

Reflexiones sobre la portería del recreo.

Por Marco Prieto

Todos recordamos la situación que se daba en el recreo durante la jornada escolar, o al menos en mi generación tanto durante la primaria como la secundaria. Nos situamos en un instituto público a las once horas y diez minutos de la mañana cuando después de tres horas de concentración “intensa” suena el timbre para dar pié a treinta minutos de desconexión y sociabilización. Si miramos dentro del recinto amurallado del centro escolar, podemos observar que gran parte de este recinto “al aire libre” está a disposición de un campo de fútbol y, en el mejor de los casos, una cancha de baloncesto. Un hecho que tenemos tan asumido que nadie se suele parar a reflexionar sobre ello.
Situamos el tema expuesto a lo que conlleva introducir de manera impositiva un campo de acción determinado.
Asumimos que, desde nuestra retrospectiva, los treinta minutos del recreo significaban una asignatura más en la que se evaluaban muchos más aspectos que en una materia, y el evaluador no era sólo una persona, sino todos tus homónimos. Entraban en juego habilidades que poco tenían que ver con la retentiva o agilidad en el entendimiento teórico y que además, poco a poco, te dabas cuenta de que era bastante importante desarrollar con éxito tus estrategias de sociabilización, ya que más tarde darían sus frutos en el ámbito del propio aula.
Entonces creo que sí cabe un análisis sobre el medio físico dónde se producían esta suerte de interrelaciones que construirían las bases de nuestras actuales habilidades sociales. Cuestionamos ahora este espacio unidireccional.
Estas son las líneas textuales que recoge el BOE num. 62 en Marzo de 2010 sobre el espacio común del patio de recreo en los centros de enseñanza secundaria.
“Un patio de recreo, parcialmente cubierto, susceptible de ser utilizado como pista polideportiva, con una superficie adecuada al número de puestos escolares. En ningún caso será inferior 900 metros cuadrados”.
Bien, creo que todos, o al menos la mayoría de nosotros coincidirá en que su patio de recreo era similar a esto:

Fuente: http://www.plazaberri.info/jendartea/visita-santa-luisa-de-marillac-y-su-propuesta-educativa
Aparte de implantar un entorno carcelario, neutro e imparcial; el espacio está diseñado como un continente inorgánico y antinatural que separa al individuo de la posibilidad de interactuar con el espacio, de poder reinventar lugares, y por supuesto acaba con la oportunidad de encontrar en el propio espacio posibilidades polivalentes en cuanto a su uso que salgan fuera del plano establecido. Y cuyos elementos que destacan básicamente son dos porterías y un suelo de cemento que cubría toda la superficie del patio.
En cuanto a la relación geosocial del propio alumno encontramos más de lo mismo. No existen referencias naturales para situarse o referenciar, por ende la relación y el desarrollo con respecto al espacio que ocupa es mucho más aséptica. Sin duda empezamos a vislumbrar una herramienta neutralizadora. Es en sí un contexto unidireccional preparado a modo de marco regulador de conductas dónde no interesa que ocurran cosas más allá de lo básico y fundamental, para encontrar un terreno seguro y libre de posibles encontronazos. De esta manera volvemos a encontrar, al igual que en muchas ocasiones que la institución y los demás agentes relacionados, se blindan en su corset y se convierte en un órgano inamovible y estancado que no está dispuesto a arriesgar, a reinventar y ni mucho menos a dar más de lo esperado.
Centrémonos ahora en el elemento fundamental del propio patio. Me interesa adentrarme en lo que pocas veces se ha cuestionado: El campo de fútbol. Que en la gran mayoría de los institutos públicos ocupa una buena parte de los novecientos metros cuadrados.
¿En qué momento decidimos que la respuesta desde lo público a la necesidad del adolescente de relacionarse con los demás fuera un campo de fútbol? Podríamos admitir que el deporte es parcialmente favorable a las relaciones sociales: se desarrolla el trabajo en equipo, los roles correspondientes, se exploran ciertos ámbitos positivos de la competitividad, se realiza ejercicio físico, etc… Pero existe un factor interesante a analizar, que es el futbol como cultura dentro del ámbito educativo.
La afirmación del adulto español medio sería: “Los chavales siempre han jugado al futbol”. Es sabido por todos que la cultura del futbol ha calado hasta niveles insospechados (incluyendo la comparación de una liga de futbol con el proceso de elecciones democráticas), y en la cultura del futbol, en este país, están incluidos todos aquellos aspectos que rodean a este deporte, es decir: fanatismo, popularidad, egocentrismo, amarillismo... Quizá porque se hayan disipado los límites entre deportividad y el fenómeno fan; siendo los propulsores indiscutibles los medios de comunicación de los cuales se alimentan todos los jóvenes de nuestra contexto actual. Cómo algunas noticias incluso conjuntan términos en un mismo titular:

http://deportes.elpais.com/deportes/2012/10/07/actualidad/1349603774_919563.html

Entonces los campos de fútbol en los patios de recreo cómo única elección de ocio representan un ámbito unidireccional que perpetúa, en el centro educativo, la puesta en vigor de los valores que acompañan a la cultura del futbol anteriormente mencionados; y no sólo eso sino que funcionan a la vez cómo solución única vistiendo el entorno sociabilizador del alumnado de un tradicionalismo salvaje y evitando dejar espacio a nuevas propuestas o siquiera a la propia libertad de elección, porque no hay más opciones. A mi parecer, resulta un elemento antieducativo y conservador dónde en un espacio “susceptible de ser utilizado como pista polideportiva” se encuentran las porterías ancladas al suelo.
En cuanto a las diferencias de género, hemos de apuntar que mientras los chicos en la ESO practican el deporte diariamente con preferencia el futbol, las chicas lo practican deporte 2 o 3 veces por semana y suelen ser actividades relacionadas con el atletismo, algo que sospecho, no realizan de manera voluntaria durante el tiempo de recreo. Estas conclusiones fueron obtenidas en una encuesta por un grupo de alumnos miembros de la revista digital del I.E.S Castillo de Fatetar. Espera (Cádiz) http://elmolletin-fatetar.blogspot.com.es/2015/03/el-futbol-el-deporte-rey-en-el-instituto.html
Se evidencia que la frontera del deporte como actividad sociabilizadora se sustituye por la cultura mediática de masas y este hecho queda retratado en que los chicos quieren sentirse grandes estrellas del futbol y las chicas quieren sentirse atractivas. No existe ninguna actividad, ni siquiera alternativa, que potencie la relación entre ambos géneros durante el recreo y es más, supone una discriminación para el desarrollo físico del alumnado ya que las chicas hacen menos ejercicio que los chicos.
Podríamos atribuir la existencia de este diseño a la falta de recursos económicos de la institución pública para mejorar las instalaciones, pero a decir verdad, creo que podemos afirmar que es más bien una cuestión que viene dada por la imposición del diseño; que aún siendo todo el suelo de cemento se podrían habilitar todo tipo de espacios atendiendo a la diversidad de preferencias de todo el alumnado e incitarle a decidir y a recrear su actividad durante su tiempo de descanso. Es necesario puntualizar que en otros países si existen ejemplos de espacios de recreo dónde se promueven actitudes mucho más creativas e inclusivas a la hora de desarrollar el odio en el espacio. Véase por ejemplo en Dinamarca o inglaterra, dónde ya apuntan la preocupación por este tema desde primaria:
http://www.dailymail.co.uk/news/article-2706021/Our-shrinking-primary-school-playgrounds-35-schools-building-classrooms-yards-playing-fields.html
http://www.designshare.com/index.php/case-studies/ordrup-school/

Fuente: http://www.dailymail.co.uk/news/article-2706021/Our-shrinking-primary-school-playgrounds-35-schools-building-classrooms-yards-playing-fields.html
Es necesario pensar en educar de cara al tiempo libre también, algo que es tan relevante en nuestra sociedad  y además, algo que se está desbordando en las estructuras organizativas de nuestros jóvenes, dónde el tiempo libre cada vez causa más problemas de atención porque su carácter ha cambiado: consultar la red social es mucho más fugaz y más intermitente que una partida de playstation, lo que hace menos notable la carga de distracción y por ende, a la larga, es un tiempo malgastado que ocupa más en porciones más pequeñas. Quizá habría que replantear si el espacio para el descanso ha de delimitarse a los 900 metros de espacio al aire libre, o incluso cuestionarse si este espacio ha de ser intrínsecamente físico. Lo que sí es relevante es que es de necesaria urgencia repensar este intervalo, sus dificultades y las estrategias necesarias para llevar a cabo una educación del tiempo libre desde la propia libertad del individuo.
De este problema ya se han percatado muchos centros de nuestro territorio nacional, y cómo siempre, para atajar el problema,  deciden implantar la única herramienta que llevan utilizando siglos: La prohibición. Parece que nadie, ningún órgano ni agente, estuviera dispuesto a enfrentarse al problema realmente y diseñar una solución que fuera más allá del autoritarismo impuesto; es decir, la creación de herramientas que permitan invertir el problema para hallar en él una solución que se vea necesariamente obligada a pasar por el propio contexto de los alumnos y sus necesidades. Aquí tenemos la genial respuesta al “rey del recreo”.
El colegio Remontival de Estella ha empezado a combatir la preeminencia absoluta del fútbol sobre otros juegos de patio. Desde comienzo de curso ha instaurado el día sin fútbol, para el que se ha elegido el viernes, jornada en que los escolares no pueden jugar en el horario de recreo con el balón del que se ha dado en llamar "deporte rey".

Fuente: http://www.diariodenavarra.es/noticias/navarra/tierra_estella_valdizarbe/2014/02/22/el_colegio_remontival_introduce_restriccion_del_futbol_recreo_148385_1006.html

Encontramos más ejemplos en otros colegios dónde se establecen medidas prohibitivas pero no constructivas y dónde se puntualiza un día concreto para no jugar al futbol. Se evidencia por tanto la incapacidad para encontrar medidas que convivan con el futbol pero que empoderen al alumnado en su toma de decisiones y ofrezcan otras alternativas que de forma simultánea, le pueden interesar más que el propio futbol.
Encontramos el otro lado de la moneda al otro lado del globo, lo esperado. China asume la importancia del futbol en el ámbito de la escuela y lo eleva de forma exponencial hasta implantarlo como asignatura obligatoria, incluyendo libros de texto. Un tema que requeriría una gran labor de investigación y que daría lugar a escribir de forma extensa.

http://www.lavanguardia.com/deportes/futbol/20150407/54429717122/china-futbol-asignatura-escuelas.html

Como conclusión este es un tema más que permite visualizar las brechas  que sustenta la actual institución pública y que deja entrever las pocas capacidades que tiene para solventar las necesidades contemporáneas del alumnado. Incluso en mi generación, éramos conscientes de que el diseño del centro, por lo general tenía un carácter carcelario que favorecía el control de las conductas inapropiadas. Un lastre que considero se arrastra desde hace ya tiempo, no me refiero ya a un reflexión anodina referida a una falta de libertad, si no al carácter de desvinculación que ejerce nuestra institución pública a la hora de afrontar nuevas problemáticas, la falta interés para crear herramientas de investigación y el afán por implantar medidas que oculten los problemas básicos y a la vez encorsetar el propio marco de actuación. Algo que no sólo se da en el ámbito educativo.

Fuentes bibliográficas

-Pérez.L y Collazos.T. (2007). Los patios de recreo como espacio apra el aprendizaje en las instituciones educativas sedes Pablo sexto en el municipio de Dosquebradas. Universidad Tecnológica de Pereira. Facultad ciencias de la educación.
- Veleda.C. (2013). Nuevos tiempos para la educación primaria: Lecciones sobre la extensión de la jornada escolar. (p 20 – 33)
-Ayto. de Hernani, Guipuzkoa.  (2005). El recreo igualitario Guía de recursos sobre coeducación y espacio.
http://www.abc.es/familia-educacion/20140204/abci-recreo-colegios-gestion-201401311107.html
http://www.lavanguardia.com/deportes/futbol/20150407/54429717122/china-futbol-asignatura-escuelas.html
http://www.diariodenavarra.es/noticias/navarra/tierra_estella_valdizarbe/2014/02/22/el_colegio_remontival_introduce_restriccion_del_futbol_recreo_148385_1006.html
http://www.lavanguardia.com/vida/20120312/54267238505/escuelas-limitan-balon-recreo-juegos.html
http://deportes.elpais.com/deportes/2012/10/07/actualidad/1349603774_919563.html
http://sociedad.elpais.com/sociedad/2011/04/05/actualidad/1301954408_850215.html
http://www.uab.cat/web/sala-de-prensa/detalle-noticia/los-docentes-consideran-que-los-patios-son-espacios-que-hay-que-potenciar-pedagogicamente-1345667994339.html?noticiaid=1345683978818
http://noticias.lainformacion.com/espana/el-gobierno-vasco-busca-prohibir-el-futbol-en-los-colegios-por-ser-una-actividad-sexista_5X1YiPC4QASsNkCcCiFsm4/
http://www.dailymail.co.uk/news/article-2706021/Our-shrinking-primary-school-playgrounds-35-schools-building-classrooms-yards-playing-fields.html
http://www.designshare.com/index.php/case-studies/ordrup-school/


















No hay comentarios:

Publicar un comentario