jueves, 11 de febrero de 2016

"BAILINGUAL EDUQUEISION"

Por Paola Ros Bartolmé

En Septiembre de 2012, Esperanza Aguirre presentó su dimisión como presidenta de la Comunidad de Madrid, dejando para la posteridad la siguiente frase: “De lo que más orgullosa estoy es de la educación bilingüe”


El Programa bilingüe lleva años implantándose y publicitándose pomposamente como un gran progreso en materia educativa. Concretamente, en la Comunidad de Madrid se inició en el curso 2004-05 en 26 colegios públicos de Educación Infantil y Primaria. El objetivo evidente de dicho Programa es que los alumnos reciban una educación que, una vez finalizada, les permita expresarse tanto de forma oral como por escrito de manera más que fluida en inglés. Debería esperarse que su expresión fuera prácticamente igual que la que tienen en su lengua materna, o al menos eso es lo que yo entiendo por “bilingüe” pero, ¿es ese el resultado obtenido? El bilingüismo se pretende conseguir a través de un modelo educativo en el que el alumno no sólo aprende inglés como lengua extranjera, sino que recibe un número determinado de asignaturas en dicho idioma, por ejemplo, ya no existe la asignatura de Ciencias naturales o de Conocimiento de medio, ahora se llama “Science”, ni tampoco hay Educación plástica, ahora estudian “Visual Arts”.


Este concepto de enseñanza en inglés que dé como resultado alumnos bilingües me parece bastante maravilloso sobre el papel, pero la realidad es que la que es bilingüe es la enseñanza y lo que da es un resultado mediocre. Efectivamente, la clase es bilingüe porque se da en dos idiomas, pero los niños no lo son. El docente, pongamos que se llama Paco y que es natural de Albacete, fue “preparado” a marchas forzadas para, después de llevar X años enseñando la asignatura de Conocimiento del medio, pasar a dar “Science”, o “Saiens” como dice Paco.


Paco, profesor de vocación y con años de experiencia, se esfuerza por aprender los nombres “ininglis” de todos los conceptos de su asignatura, incluso redacta previamente las clases para no innovar demasiado en lo que a gramática inglesa se refiere. Comienza su clase con un “gudmornin” e imparte una materia que adora y que domina pero con una gramática revisada por nadie y con un acento parecido al de su tocayo en el siguiente video:



La primera parte de la clase, Paco de Albacete la explica en inglés entre sudores y tartamudeos; en la segunda, hace un resumen en el idioma patrio para que sus alumnos no se queden con dudas y no dar pie a confusiones por una mala expresión/comprensión del inglés. Y he aquí una clase bilingüe “tipical espanis”. La materia, o se reduce o se comprime en la mitad de tiempo para enseñarla en dos lenguas: en español y en inglés de esparto. Durante la explicación en inglés, el niño de la 3ª fila se evade incapaz de seguir una clase en un idioma que se le implantó sin previa base; su compañero garabatea su “saiens buc” esperando a que llegue la traducción pertinente de tanto palabro; una pareja de niñas se dibujan algo en la mano la una a la otra a la espera de exactamente lo mismo; y así la gran mayoría de la clase. Finalmente Paco está en su salsa, repite en español todo lo explicado anteriormente captando la atención de unos cuantos alumnos más, alguno pregunta una duda en spanglish que él se esfuerza en responder improvisando frases absolutamente correctas en el concepto pero no en la forma y después manda los “jomguorc”. Y así van pasando las clases, las semanas y la evaluación.
Paco cuenta una vez a la semana con una “assistant” natural de Chicago que da apoyo en sus clases a cambio de poder permanecer en España terminando unos estudios superiores nada relacionados con la enseñanza. Ella corrige eventualmente la gramática de Paco, pero no supone una gran mejora, más bien le distrae y le pone aún más nervioso, y ni intenta corregir su pronunciación, por que, más que una “assistant”, lo que Paco necesita a su modo de ver es una intérprete.

Llega el examen, por supuesto en inglés, la corrección gramatical u ortográfica no es requisito imprescindible para aprobar porque suspenderían la gran mayoría, además a Paco la mayor parte de las respuestas le suenan estupendamente si en ella se relacionan conceptos adecuadamente con la pregunta en cuestión. Una de las preguntas es la escala de Mohs de la dureza de los minerales. El niño que garabateaba en su libro se la sabe al dedillo, pues es un estudiante aplicado, y por supuesto la escribe en inglés, “Talc, Gypsum, Calcite...”. El niño en cuestión se llama Juan y sabe que el “gypsum” es más duro que el “talc”, lo que no tiene muy claro es si el “gypsum” se traduce como yeso o lleso o ieso, y esto es solo un ejemplo insignificante.
Nuestros alumnos bilingües, en su mayoría, hablan español y chapurrean inglés, y escriben inglés (siendo optimistas) y maltratan el español a golpe de boli. Este paripé, con el que muchos padres están felices, supone la inversión poco fructífera de un presupuesto precario e insuficiente en una preparación del profesorado igual de precaria y de insuficiente, y en el cambio de toda la señalización del Centro por nuevos carteles bilingües: Gimnasio/Gym.


Todo esto se justifica con la capacidad innata de los niños para aprender un idioma, pero para que esto sea cierto debe ser enseñado como tal, no apoyándose en la lengua materna de los alumnos o directamente traduciéndolo y, contando con que todos los niños tengan dicha capacidad, sería importante que tanto los contenidos aprendidos como la competencias idiomáticas adquiridas desde pequeños fueran correctos, precisos y de calidad. “Don yu cinc sou?”.
¿Cuál es el precio de la educación bilingüe?, ¿Compensa la reducción de conocimientos impartidos para que los adultos del mañana se sepan la escala de Mohs en inglés aunque no sepan escribirla en español?, ¿En qué situación deja esto a un entregado, versado y monolingüe profesor como Paco después de tantos años de ejercicio de su profesión?, ¿Cómo afectará a aquellos alumnos  que son relegados al grupo de menor nivel de su curso (y por tanto no bilingüe) por ser menos hábiles con los idiomas pero perfectamente capaces de aprender geología?
Huelga decir que yo recibí una educación bilingüe real con profesores nativos desde la guardería y que actualmente me encuentro realizando mis prácticas en un Instituto bilingüe, experiencia en la que me baso para escribir este texto. En ningún momento se me ha solicitado ninguna acreditación de mi nivel del idioma antes de dejarme interferir en el aprendizaje de los alumnos. Educar es una gran responsabilidad para la que apenas me siento preparada en mi idioma, de modo que,  a pesar de mis años de estudiar inglés y mi fluidez tanto escrita como oral en cualquier otra situación, mucho menos creo poder afrontarla en inglés y, por supuesto, cuando lo hago sudo y tartamudeo tanto como Paco el de “Science” o Dolores la de “Technology”.
Después de mi primer día de prácticas, lo primero que hice fue instalarme un diccionario de inglés en el móvil tras haber tenido que recurrir al Google Translator para nombrar con propiedad conceptos de geometría y esto, sinceramente, me produjo vergüenza frente a los alumnos tanto propia como ajena.

¿Es que acaso nadie va a comprobar que yo sé decir bisectriz en inglés y cómo explicar su procedimiento? En cierta manera, al final de cada clase me siento partícipe de la estafa de la educación bilingüe y culpable por no dominar algo que ni se me ha procurado desde las Administraciones ni se me ha exigido procurármelo por mí misma.

P.S: Todos los personajes mencionados en los ejemplos son ficticios y cualquier parecido con la realidad es pura coincidencia, pero en ningún momento se han inventado o exagerado situaciones.

REFERENCIAS

https://ampalalatina.wordpress.com/2012/06/04/carta-abierta-al-ministro-wert-sobre-los-programas-bilingues-de-ingles/
http://www.padresycolegios.com/noticia/2826/Consultorio/pda/
http://www.elperiodico.com/es/noticias/sociedad/bilinguismo-fachada-madrid-4794684
http://elpais.com/elpais/2015/05/13/eps/1431541076_553813.html
http://www.elmundo.es/espana/2013/12/18/52b1bcda22601d3a6d8b457f.html
http://sociedad.elpais.com/sociedad/2013/12/26/actualidad/1388062139_448992.html
http://elhematocritico.blogspot.com.es/2012/05/esto-es-la-educacion-bilingue.html


No hay comentarios:

Publicar un comentario