domingo, 10 de enero de 2016

LO QUE LOS MUSEOS PUEDEN APORTAR A LA ESCUELA Y LA IMPORTANCIA DE LOS RECURSOS EDUCATIVOS ABIERTOS (REA)

Por Raquel Llamazares

¿Puede ser el  museo un recurso didáctico para la escuela? ¿Qué puede aportar el museo a la educación formal? En España, la función educadora del museo se empezó a gestar en 1974, cuando el ICOM (Consejo Internacional de Museos) impulsó de manera oficial la formación de los Departamentos de Educación y Acción Cultural (DEAC), alegando que la comunicación y la educación se debían incorporar a las funciones de los museos. La educación se ha ido haciendo un sitio dentro de estas instituciones culturales, para, entre otras cosas, hacer más accesible el contenido y facilitar los procesos de construcción del saber. Bajo esta premisa, la relación entre la escuela y el museo se ha ido aproximando cada vez más. Si ambas son instituciones interesadas en el conocimiento y el saber, qué mejor manera de hacerlo que colaborando para ofrecer una educación más diversa y completa. Más completa, ya que la institución museística puede suplir las lagunas de la escuela. Es muy positivo buscar recursos que ayuden a afianzar los contenidos dados en el colegio, o incluso verlos de otra manera a cómo se darían en clase, y por qué no, adquirir conocimientos impartidos por otra persona que no es el profesor y que puede apoyarle y ayudarle en algunos temas que quizá no controle tanto como el profesional del museo.
A pesar de esta colaboración, los museos no deben centrarse únicamente en el currículo escolar, sino enseñar aquello en lo que son especialistas, adaptándolo, eso sí, al visitante. Pero si queremos ocupar los huecos que la escolarización no logra cubrir, tendremos que ir más allá del mero currículo.
Después de ver que esta colaboración puede ser interesante y fructífera, tanto para el alumno, como para el profesor, y por supuesto para el museo, que cumple su función de divulgar y educar, nos planteamos ¿cómo ha de llevarse a cabo este encuentro entre el museo y la escuela? Cómo ha de ser, para que realmente se produzca un aprendizaje significativo y no se quede únicamente en una visita y estancia de una hora en el museo, algo anecdótico,  que bien se puede traducir, en “perder un día de clase”. La motivación es un factor esencial, y la visita al museo puede considerarse que contribuye a aumentar el interés de los alumnos y estimular su curiosidad, así como la capacidad de observación. Pero para que todo esto se dé, no podemos quedarnos sólo con el trabajo que hagamos en la institución. Es recomendable hacer un trabajo previo y uno posterior. Trabajo previo que ponga en situación al alumno, le introduzca lo que va a ver, de qué vamos a hablar, y vaya con una idea inicial del tema que nos ocupa, para que, cuando entre al museo, no lo conciba como un lugar extraño, sino como un lugar habitable. Después abordaríamos la actividad en la institución cultural, la cual puede tener diferentes formatos: visita, visita-taller, visita dinamizada, visita teatralizada, visita performativa…. y que  puede ser preparada por el propio profesor o por los educadores del museo. Por último, es pertinente hacer un trabajo posterior, un trabajo en el aula para analizar las experiencias y sacar conclusiones. Esto servirá para dar coherencia a la información recogida, completar los conocimientos, y por consiguiente, lograr alcanzar los objetivos de aprendizaje.
Casi todos, por no decir todos los museos, tienen actividades destinadas al público escolar. Programas concretos que se centran en colaborar con la escuela en el aprendizaje de diferentes contenidos pertinentes para cada edad. Algunos ejemplos son los siguientes:
En el Museo Thyssen-Bornemisza, dentro de su programa EducaThyssen, encontramos las propuestas de La escuela en el museo que consta de diferentes actividades como visitas a exposiciones temporales, visitas taller y visitas dinamizadas o comentadas. Además cuentan con un material muy interesante, se llama “maleta didáctica”, en las cual, se le facilita al profesor material para trabajar antes de hacer la visita al museo, para que así el alumno se familiarice con las obras de arte. El departamento educativo también cuenta con el programa Orientación centros escolares, cuyo objetivo de este servicio es el de asesorar e informar al profesorado a la hora de planificar la visita con sus alumnos al museo.

http://www.educathyssen.org/museo_y_escuela
Espacio Fundación Telefónica es un centro muy interesante ya que tiene muy presente en sus exposiciones las nuevas tecnologías y los medios audiovisuales, recursos que ayudan a motivar sobre todo a los adolescentes.  Tienen el programa Conecta Escuela en el que realizan visitas y visita + taller a sus exposiciones temporales y a la exposición permanente de  “Historia de las Telecomunicaciones.” Además, el departamento educativo pone a disposición del profesor el programa CONECTAprofes: Orientación académica para preparar la visita y vincularla con el currículo escolar y otros temas transversales. Se proponen actividades a desarrollar en el aula y fuentes documentales. También, un recurso muy útil es el Cuaderno del profesorado, disponible en la página web con información de cada una de las exposiciones y propuestas de posibles actividades para trabajar con el alumnado.

https://espacio.fundaciontelefonica.com/talleres-del-espacio/publico-escolar/
El Centro de Arte Dos de Mayo (CA2M) cuenta también con un amplio programa para escolares que pueden visitar las exposiciones y realizar talleres. Pero, este centro de arte va más allá, ya que cuenta con otro tipo de colaboraciones con la escuela, que enriquecen mucho el proceso educativo y creativo. Vamos a destacar tres de los proyectos que llevan a cabo en esta línea. Uno de ellos es “Aquí trabaja un artista” Se trata de residencias de artistas en colegios de primaria, en las que un artista desarrolla un proyecto artístico en colaboración con la comunidad del centro educativo: el profesorado, los alumnos y las familias.
El proyecto “Locos, vagas y raros” es un proyecto en colaboración con el Bachillerato de artes de IES Europa de Móstoles, y se basa en que el CA2M quiere acercarse a los estudiantes del bachillerato de artes para que piensen en el museo como un apéndice del instituto y un recurso del que apropiarse, para ello los estudiantes realizan proyectos paralelos al currículum académico que tengan que ver con actividades propuestas por el museo. Realizan talleres de cuerpo, performance y video con los educadores del CA2M.
Por último, es muy interesante destacar un proyecto de colaboración con el grupo de acción educativa Enterarte, programa que se llama “De ida y vuelta”. Es un proyecto entre iguales sobre educación en el que los conocimientos e intereses provienen de ambas partes: los educadores del museo y los docentes. Esta colaboración es muy positiva ya que ayuda a suplir una de las carencias de lo que le ocurre a algunos museos, y es que Enterarte, alimenta las actividades del CA2M y aporta la experiencia y la realidad diaria del colegio y el instituto para que el departamento educativo, pueda ofrecer realmente, un servicio útil a la escuela.
http://www.ca2m.org/es/educacion-5
Estos son algunos ejemplos de museos de Madrid que tienen actividades para los colegios, y programas y medios que ayudan a “usar” el museo como un recurso educativo efectivo. Esa efectividad se ve incrementada gracias a todos esos materiales educativos (como las maletas del Thyssen o los cuadernos para profesores de EFT) que el museo pone a disposición del centro y que son de gran ayuda para el profesor. Esto se denomina Recursos educativos abiertos (REA): “Recursos para enseñanza, aprendizaje e investigación que residen en un sitio de dominio público o que se han publicado bajo una licencia de propiedad intelectual que permite a otras personas su uso libre o con propósitos diferentes a los que contempló su autor”. Los hay de de tres tipos: contenidos educativos, herramientas y recursos de implementación.

  • Contenidos educativos: cursos completos (programas educativos), materiales para cursos, módulos de contenido, objetos de aprendizaje, libros de texto, materiales multimedia (texto, sonido, vídeo, imágenes, animaciones), exámenes, compilaciones, publicaciones periódicas (diarios y revistas), etc.
  • Herramientas: Software para apoyar la creación, entrega (acceso), uso y mejoramiento de contenidos educativos abiertos. Esto incluye herramientas y sistemas para: crear contenido, registrar y organizar contenido; gestionar el aprendizaje y desarrollar comunidades de aprendizaje en línea.
  • Recursos de implementación: Licencias de propiedad intelectual que promuevan la publicación abierta de materiales, principios de diseño, adaptación y localización de contenido; y materiales o técnicas para apoyar el acceso al conocimiento. 

El concepto de REA no es algo nuevo, ni que únicamente se geste en el museo. Los profesores, muy a menudo han compartido y comparten materiales que pueden ser usados, modificados o mejorados por otros docentes, y que son utilizados como nuevas ideas a la hora de enfrentarse a sus clases. La novedad y los significativo de esta iniciativa es la facilidad con la que gracias a las TIC, los REA pueden compartiese y distribuirse masivamente a través de Internet de manera fácil y gratuita generando una gran red de “conocimiento compartido” que nutre a profesores y demás profesionales de la educación, y por consecuencia, alimenta a sus receptores, los alumnos, con un aprendizaje de calidad. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario