miércoles, 20 de enero de 2016

La creatividad en el aula

Por Sandra Barragán

El concepto de la creatividad es algo que va intrínseco en la cabeza de los niños. Ellos son creativos desde que nacen, son capaces de experimentar, de arriesgar, de improvisar. Entonces ¿por qué pierden eso a medida que se van haciendo mayores?
El principal enemigo de la creatividad es el miedo, el miedo a la reacción de los demás, a confundirse, a defraudar. ¿Podríamos decir que si no tuviéramos miedo seríamos creativos? Claramente esto no es una ciencia cierta, pero realmente el miedo de los adultos es el que frena directamente que sean creativos. La siguiente pregunta que deberíamos hacernos es ¿se necesita la creatividad en la vida? ¿La sociedad exige a gente creativa? Y si así fuera ¿qué aportarían unos ciudadanos creativos? Un reciente informe elaborado para la Comisión Europea considera que la creatividad es una fuerza central que da forma a nuestra cultura. Con los nuevos tiempos en que vivimos, el informe sugiere que la sociedad se enriquece con la creatividad basada en la creación cultural.


Como muy bien plantea Robinson, los niños que han empezado este año el colegio, se jubilarán en 2078. Esto debería hacer pensar a los educadores que no podemos enseñar en base a las profesiones que conocemos hoy en día ya que, según estudios el 60% de los estudiantes trabajarán en empleos que aún no se han creado. Según Paul Collard en el mercado actual, los estudiantes en gran parte deben ser innovadores y crear sus propios puestos de trabajo. Sugiere a los profesores que enfoquen sus enseñanzas en habilidades particulares o de un conjunto de comportamientos, en lugar de preparar a los estudiantes para carreras específicas. La cuestión es, como dice Ken Robinson en su charla, que todos los sistemas educativos “jerarquizan” las materias: en la parte alta están las matemáticas y las lenguas, después las humanidades y por último encontramos las artes. Lo que él se pregunta es por qué las artes ocupan ese puesto, y yo añado, ¿por qué hay unas asignaturas que tienen más importancia que otras?
Erróneamente restringimos la creatividad a las asignaturas de arte, a mi modo de ver tendríamos que encontrarla en todo el ámbito educativo y a todas las edades. Porque como dice Collard  “habilidades creativas no son sólo buenas ideas, se trata de tener los conocimientos necesarios para hacer que las buena ideas aparezcan”. Como profesores, además de enseñar nuestras materias de un modo más o menos teórico, debemos mostrar a los chicos formas de enfrentarse a los problemas que les pueden surgir a lo largo de la vida. Si conseguimos que piensen de un modo creativo, serán ellos mismos los que encuentren sus soluciones de una forma crítica y acorde con sus ideas.
En el siguiente artículo publicado por la Fundación Telefónica, Steven Anderson muestra una serie de técnicas para llevar a cabo en el aula para trabajar la creatividad.
Métodos como la lluvia de ideas entre pequeños grupos, la importancia de que el profesor haga una crítica constructiva al trabajo realizado por el alumno, las sesiones dedicadas a la exposición de los trabajos… Este profesor de tecnología defiende que la creatividad esté implícita en todas las sesiones y no que sea un tema más sobre el que se trabaje y se olvide.
¿Qué son Leonardo Da Vinci, Pablo Picasso, Thomas Alva Edison, Steve Jobs, Albert Einstein oWolfgang Amadeus Mozart, sino personas creativas? ¿A estos personajes alguien les educó en la creatividad? ¿Es la escuela quien debe preocuparse de educar en la creatividad? Definitivamente mi respuesta es sí. La creatividad no solo se haya en la creación o la invención, se haya en la vida diaria, en la resolución de problemas. Algo que el colegio debe enseñar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario