miércoles, 16 de diciembre de 2015

La discriminación en las aulas

Por Ana María García Salcedo

El bullying es un término inglés que significa intimidación u hostigamiento. Cuando este maltrato sucede entre escolares se denomina bullying escolar o acoso escolar. El acoso escolar presenta una serie de características: puede ser verbal, físico o psicológico, se produce sistemáticamente y de manera reiterada en el tiempo y puede ser producido por parte de uno o varios acosadores a una o varias víctimas.
Uno de los grandes investigadores del acoso escolar, Dan Olweus, lo define de la siguiente forma:
 "Un estudiante se convierte en víctima de acoso escolar cuando está expuesto, de forma reiterada y a lo largo del tiempo, a acciones negativas llevadas a cabo por otro u otros estudiantes”.

Dentro del bullying los expertos explican tres componentes:

1. Un desequilibrio de poder entre el acosador y la víctima. Este desequilibrio puede ser real o sólo percibido por la víctima.
2. La agresión se lleva a cabo por un acosador o un grupo que intentan dañar a la víctima de un modo intencionado.
3. Existe un comportamiento agresivo hacia una misma víctima, que se produce de forma reiterada.

Los tipos de Bullying se pueden clasificar de la siguiente forma, aunque suelen darse de manera simultánea más de un tipo:

1. Físico: consiste en la agresión directa a base de patadas, empujones, golpes con objetos. También puede ser indirecto cuando se producen daños materiales en los objetos personales de la víctima o robos.
2. Verbal: es el más habitual. Sólo deja huella en la víctima. Las palabras tienen mucho poder y minan la autoestima de la víctima mediante humillaciones, insultos, motes, menosprecios en público, propagación de rumores falsos, mensajes telefónicos ofensivos o llamadas, etc
3. Psicológico: se realiza mediante amenazas para provocar miedo, para lograr algún objeto o dinero, o simplemente para obligar a la víctima a hacer cosas que no quiere ni debe hacer…
4. Social: consiste en la exclusión y en el aislamiento progresivo de la víctima. En la práctica, los acosadores impiden a la víctima participar, bien ignorando su presencia y no contando con él/ella en las actividades normales entre amigos o compañeros de clase.

Prevención del bullying en la familia

En la etapa de educación infantil es raro que se produzcan casos de bullying pero a pesar de ello tenemos que educar de tal modo que los alumnos estén protegidos y preparados con las herramientas necesarias para no sufrirlo y para, por supuesto, no ejercerlo.
El primer ámbito de prevención es en la familia, es allí donde se realiza la primera socialización del niño. El niño aprende e imita lo que vive en su familia, normas y comportamientos, por ello los padres con ayuda de los educadores deben convertir su hogar en un escenario dónde se vivan los valores de la convivencia y dónde se transmita mucho cariño al mismo tiempo que unas normas claras y adecuadas a la edad de los niños. Es de suma importancia evitar que el hogar se convierta en un escenario de violencia, de autoritarismo o demasiado permisivo, pues en los tres casos se llega al mismo resultado: que los niños adquieran conductas agresivas.

Prevención del bullying en la escuela

En la escuela la prevención se realiza reforzando la autoestima y enseñando a los alumnos a desarrollar sus habilidades sociales y la inteligencia emocional. Además, se ha de cuidar el clima del aula y mediar para que el aula y los demás espacios escolares sean un lugar dónde todos los alumnos se encuentren a gusto, integrados y puedan desarrollarse.
También se pueden trabajar estos aspectos a través de las tutorías y de las Escuelas de Padres o de otros medios para mantener informados y formados a los padres para que puedan realizar más fácilmente su labor educativa.
Todos ellos son aspectos fundamentales para evitar que en años posteriores, sobre todo en la adolescencia, se produzcan estos fenómenos tan poco educativos y tan inhumanos.

Veamos ahora el siguiente vídeo sobre un experimento que nos mostrará la gran influencia que pueden tener los profesores sobre sus alumnos en el campo de la discriminación:



El vídeo nos presenta la influencia directa que tiene el docente sobre la conducta de los alumnos. Después de una explicación de 15 minutos en la que la profesora les transmite las cualidades que presentan las personas que tienen los ojos azules y las no cualidades de aquellos de ojos color marrón, les pone a estos últimos un elemento simbólico discriminatorio, un collar. A partir de ese momento comienza a haber una transformación en la socialización de los niños, cada niño va a asumir su papel de niño discriminado o niño que discrimina.
Hemos podido ver como los argumentos que daba la profesora eran tomados por los alumnos como válidos y verdaderos a favor de un grupo dominante (ojos azules) y en contra del grupo minoritario (ojos marrones). Es sorprendente como incluso aquellos niños que eran amigos ya no se relacionaban entre sí tras ser “marcados” como individuos pertenecientes a distintos grupos
Realmente es un video para reflexionar y tener siempre presente la trascendencia de lo que transmitimos a nuestros alumnos. A través de lo que enseñamos y de las expectativas que proyectamos podemos conseguir que vayan mejorando y ampliando sus valores o, por el contrario, crear situaciones tan antipedagógicas como las que hemos visto en el video.
Al igual que el docente influye de modo negativo y puede transformar una clase en un escenario de discriminadores y discriminados, también puede transformar el clima del aula para que desaparezcan determinados casos negativos como, por ejemplo, los casos de bullying, y prevenir otros para que no se produzcan estas situaciones.
El profesor es, entre otras funciones, el líder formal del grupo, el elemento integrador de alumnos, con capacidad para escuchar y comunicarse, mediador que acompaña a cada alumno en su desarrollo y elemento activo que pone al grupo en situación de construirse.
Esto hace pensar en la importancia de que el profesor se convierta en un buen líder capaz de ponerse en el lugar de sus alumnos, entender su mundo afectivo, conocer su carácter y sus motivaciones y saber hacerle descubrir lo que es bueno y valioso para él.

Más sobre el experimento de los ojos marrones y los ojos azules de Jane Elliot:

1 comentario:

  1. Recomiendo mirar el metodo KIVA antibullying finlandes, se esta aplicando ya en diferentes paises con un gran éxito. (Eva)

    ResponderEliminar