miércoles, 28 de octubre de 2015

El alfarero

Por Ana María

Invito primero a la lectura y reflexión sobre este poema de Pedro Salinas y a la posterior visualización de un cortometraje que transmite un mensaje muy similar.

La voz a ti debida

Perdóname por ir así buscándote 
tan torpemente, dentro 
de ti. 
Perdóname el dolor, alguna vez. 
Es que quiero sacar 
de ti tu mejor tú. 
Ese que no te viste y que yo veo, 
nadador por tu fondo, preciosísimo. 
Y cogerlo 
y tenerlo yo en alto como tiene 
el árbol la luz última 
que le ha encontrado al sol. 
Y entonces tú 
en su busca vendrías, a lo alto. 
Para llegar a él 
subida sobre ti, como te quiero, 
tocando ya tan sólo a tu pasado 
con las puntas rosadas de tus pies, 
en tensión todo el cuerpo, ya ascendiendo 
de ti a ti misma.
Pedro Salinas



Al leer este poema nos ponemos en la piel de un profesor que ejerce su labor y vocación por buscar dentro de las personas su mayor potencial (“nadador por tu fondo, preciosísimo”), aquel que, en muchas ocasiones, uno mismo no cree tener, pero puede tener la fortuna de encontrarse con un buen profesor que le lleve, le conduzca y le ayude en el íntimo proceso interior de perfeccionamiento del potencial de una persona que es la educación.
El poema es una clara definición de educación. Es una metáfora preciosa de esta tarea. Ese querer ir acompañando al alumno para que desarrolle al máximo sus capacidades, sus destrezas, sus habilidades, sus intereses… (“Es que quiero sacar de ti tu mejor tú.  Ese que no te viste y que yo veo”).
Nos habla también de la complejidad de esta profesión, de cómo a veces el profesor puede sentirse a veces sin la suficiente preparación o con inseguridad (“Perdóname por ir así buscándote tan torpemente”),  y de que conlleva también un esfuerzo y sacrificio (“Perdóname el dolor, alguna vez”) que tendrá la merecida recompensa en la satisfacción tanto del profesor por haberle enseñado algo a su alumno como de este por haberlo aprendido (“Para llegar hasta él, subida sobre ti, como te quiero…”).
A su vez, el cortometraje también reflexiona acerca de aspectos como el duro y largo proceso de aprendizaje del alumno y la evolución positiva de un trabajo que se le resiste pero es llevado a cabo con ilusión, y un profesor que no puede dictar el trabajo u objetivo a su alumno sin más, sino que es su guía, un apoyo y referencia en su investigación personal. En el cortometraje, el maestro enseña a su joven alumno que si de verdad cree de corazón que un objetivo se puede conseguir, no es solo el trabajo, sino también la fe en ello, lo que hará que se alcancen grandes cosas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario