domingo, 1 de febrero de 2015

La educación como experiencia

Por RPS

“Qué contraste inquietante existe entre la inteligencia radiante del niño y la mentalidad débil de un adulto promedio”
Sigmund Freud

Diana de Horna, Diego Gutiérrez y Jara, la hija de ambos, son una familia de madrileños, residentes en Tenerife, que hace aproximadamente un año decidieron emprender la conquista de una educación diferente, pidieron una excedencia de un año en sus respectivos trabajos y emprendieron la marcha, con su hija de dos años, en busca de la innovación educativa. Su lema “esto no es una escuela” les acompaña en bicicleta por los diferentes destinos que han recorrido: Holanda, Alemania, Dinamarca, Suecia, Francia, Inglaterra y Estado Unidos, entre otros, para finalizar en varias ciudades españolas.


Como destino tenían el encuentro de nuevas experiencias de aprendizaje, en espacios de ecuación no-directiva de libre conocimiento, para saber cómo distintos profesionales de la docencia organizan un nuevo paradigma educativo. A su vez, durante esta aventura, han grabado imágenes de niños y niñas en sus escuelas, entrevistas a padres, pedagogos, psicólogos y docentes, con la idea de hacer un documental, que cuente mejor su proyecto y muestre sus particulares investigaciones al público general.
Durante su camino, subieron fotos y datos del viaje a su blog, donde se podía ver el trayecto y los próximos destinos en un mapa, contactar con ellos, incluso darles alojamiento y acompañarlos en alguna parte de su recorrido. Esta era una de las premisas que publicaron en su diario de a bordo: “¿Qué es lo que las madres y padres deseamos para nuestros hijos? Por encima de todo, felicidad. Sin embargo, les hacemos pasar los mejores años de su vida encerrados entre cuatro paredes donde las enseñanzas más importantes son la obediencia, la desmotivación y el silencio. ¿Es eso lo que caracteriza a un adulto feliz?”.


Para ellos, el sistema actual no contribuye al desarrollo de la curiosidad y las motivaciones de los niños y niñas del mundo. Han visitado escuelas de todo tipo, tanto públicas como privadas, donde siempre encontraron personas implicadas en llevar a cabo un cambio sustancial en el aprendizaje.
Sin duda, es una propuesta llamativa que da cabida a la reflexión que me planteo: ¿realmente es necesario viajar por el mundo para encontrar propuestas innovadoras? Resulta evidente que salir, explorar y vivir fuera del propio país, contribuye a la cultura y desarrollo de la inteligencia de cualquier individuo. También es enriquecedor saber qué se hace en otros lugares y pensar cómo podría trasladarse a nuestro entorno. Pero puede que también la respuesta no solo se encuentre fuera, sino que a su regreso hayan reflexionado sobre la posibilidad de emprender el recorrido inverso, es decir, intentar cambiar el contexto más cercano para expandirlo al exterior. Quizá sea esa la verdadera aventura que emprendan en sus siguientes salidas.
Por tanto, la inspiración que han estado probando durante esta experiencia, puede que ahora tengan que destilarla en un proyecto realmente constructivo, para que no solo quede plasmado en un anecdotario digital, documental incluido, sino que trascienda a nivel local para su posterior exportación, lo que resultaría verdaderamente innovador.

Enlace a su web: www.estonoesunaescuela.org

No hay comentarios:

Publicar un comentario