martes, 13 de enero de 2015

¿Presencia?

Por EJGarrot

La tecnología es un ente que avanza a toda velocidad y del que parece que los profesores saldremos mal parados. La mayoría de los chavales de hoy en día ( por no decir todos) andan enganchados al ordenador, a la tablet, pero sobre todo, al móvil (que como son Smartphone tienen todo lo anterior, y más). Antes estaban enganchados a la televisión, que yo considero que es peor, y no había tanta queja de la gente en general y  más particularmente de los educadores. Los Smatphones, les conecta constantemente con el mundo, con lugares muy lejanos y por lo tanto con información de todos los lados, eso no nos disgusta, nos disgusta que la cabeza la lleven todo el día baja y no miren a su alrededor, a su realidad más cercana, que no nos presten atención. Nos cabrea, o al menos a mí, escuchar la música de sus teléfonos a todo trapo en el metro, nos cabrea que si estás hablando con una persona, en lugar de mirarte se saque el móvil para contestar a otra persona que no eres tú, por eso censuramos el uso de estos aparatos que cada vez podrán hacer más cosas. Pero cuando ocurren estas cosas, el problema es de educación, y no de la tecnología, esto nos lleva de nuevo a la gente que más se queja, que casualidad que éstos son los responsables mayores de la educación de un niño.
Asumamos de una vez por todas que los chavales van a  seguir desarrollándose a pesar de que nuestro fórmulas de enseñanza sean malas, porque si nos quejamos, es porque lo son. Para empezar, los profesores en general, no sólo no disponen de tecnología en las aulas ( mayor que la que un chaval o una chavala puedan tener en el teléfono) que les llame la atención, sino que aunque la tuviesen, no sabrían usarla, a veces ni quieren aprender ( esos son los que suelen imponer castigos por pillar al alumno wassapeando en clase y el que , por cierto, más veces le pilla) y así ¿ cómo pretendes que tus alumnos aprendan de tí? probablemente a ti te parece tan aburrido aprender de las nuevas tecnologías como a tus alumnos tener que tragarse tus clases, es proporcional. Aprovechemos este regalo de recursos inimaginables en todo lo que podamos, antes, en la época de nuestros padres, los únicos profesores de los que se aprendía, incluso se les tenía cierta estima, eran los muy muy muy buenos, que a pesar de no tener más que una pizarra y unas tizas ( blancas todas) hacían de clase un lugar de aprendizaje divertido y entretenido( porque es así como se aprende de verdad).Nuestra generación de profesores ( ya no os digo las siguientes) nos da la posibilidad de poder alcanzar ese grado de " buen profesor" sin serlo de verdad, usando los recursos online, los aparatos tecnológicos, las presentaciones, los vídeos, rotuladores( que ya no tizas) de colores, las fotografías, los videojuegos, las clases en streaming, el seguimiento del alumno por campus, correo electrónico, enlaces, contactando con otros alumnos de otros países u otros profesores o personas en general que puedan enseñarnos algo...DE TODO.
645 Expertos en educación de los cinco continentes han desarrollado un estudio en el que la conclusión es que los alumnos prefieren la formación "presencial" a la de " a distancia". El problema no se da en elegir una u otra, se da en reflexionar sobre qué tipo de presencia es la que un profesor tiene que tener porque ambos conceptos se ayudan. Un profesor es un guía que ayuda a organizar todos los datos, toda la información, a ordenarlo todo y además a motivar para seguir buscando más. Antes el profesor era como " un ser superior" con muchísimos conocimientos, un hombre "supersabio", que sabía " más que nadie", casi como un Dios, ahora el Dios único es Google y su profeta es Wikipedia, ni el profesor más sabio de hoy en día puede competir contra eso, quizás eso es lo que genera rechazo en muchos profesores, que quieren seguir siendo Dioses con sus alumnos y les da pena tener que reconocer, que no lo son tanto. Yo prefiero ser una ciudadana normal con una serie de conocimientos, pocos, los justos, para realizar mi labor de "enseñar a aprender", de darles las herramientas y los medios para que, una vez yo les he explicado algún tema, sean ellos los que lo amplíen todo lo que quieran, yo les digo cómo buscar y dónde son los mejores lugares donde encontrar lo que buscan, a tener criterio y rigor ya sea a unos metros o a kilómetros y kilómetros de distancia a través de una pantalla, la responsabilidad tan grande de ser una divinidad, no me gusta, suficiente con la de ser profesora.
Eso es lo que yo entiendo por "presencia del profesor", un curso que se dice ser a "distancia" ya el mismo término no me gusta, parece como si fuese a ser un curso frío y sin personalidad, y suele ser así, la dinámica es mandar trabajos e ir entregándolos en un tiempo totalmente cerrado y sin ningún tipo de seguimiento, a veces ni son trabajos, es un libro que te proporcionan, te lo estudias, haces un test final en el que sólo vale una respuesta sin dejar espacio a la libre contestación y narración de la misma y que generalmente está incluso copiada tal cual del libro, y una vez se manda eso contestado, tu nota dependerá de una suerte de matemática exacta sobre las preguntas que sean correctas  y las que sean incorrectas, una operación matemática básica que puede realizar un ordenador, una inteligencia artificial es la que corrige, lo que distingue para bien al ser humano de la máquina es la capacidad de improvisación. Ese tipo de formación "tan libre" podría valer para una persona adulta que no tiene más remedio que hacerlo así puesto que no tiene tiempo por otras obligaciones como el trabajo o la familia y sólo puede permitirse huecos de tiempo por la noche, una persona que ya ha pasado por unos estudios básicos y ha ganado el criterio necesario de "autoformación" por eso.  La única obligación de un estudiante adolescente, prácticamente ya no es tanto el estudiar, sino el crecer y aprender. Nuestro sistema escolar está estructurado alrededor de recompensas para regurgitar la respuesta correcta, y no hacer preguntas inteligentes - de hecho, se desalienta a hacer preguntas. Con el resultado de que a medida que envejecemos , no nos detenemos a hacer preguntas .  ¿Por qué dejamos de hacer preguntas? ¿Por qué los profesores no aprendemos a formular las preguntas correctas antes que estar más pendientes de las respuestas "correctas"?
Mi conclusión es que por mucho que busquemos hoy en día en el "Google Dios", no existen respuestas correctas e incorrectas, sino información de la que aprendamos y de la que no en cada uno de nosotros de forma individual, porque cada persona desarrolla un criterio diferente, de lo que hay que interesarse es de formar el mejor criterio posible " que conlleva una gran responsabilidad".

BIBLIOGRAFÍA

The Question Game: A Playful Way To Teach Critical Thinking, 01/09/2015, TeachThought Staff:
http://www.teachthought.com/learning/question-game-playful-way-teach-critical-thinking/
September 1, 2011, Technology in Education:
http://www.edweek.org/ew/issues/technology-in-education/
What is the future of technology in education?:
http://www.theguardian.com/teacher-network/teacher-blog/2013/jun/19/technology-future-education-cloud-social-learning
Technology in education: if students aren't worried, why are teachers?:
http://www.theguardian.com/teacher-network/teacher-blog/2014/mar/10/technology-education-students-teachers-worried

No hay comentarios:

Publicar un comentario