martes, 13 de enero de 2015

Caligrafía versus teclado

"Versus. Preposición formal. Indica oposición o enfrentamiento tanto material como inmaterial; se sitúa generalmente entre dos sustantivos o sintagmas sustantivos."

Las escuelas de Finlandia, referente educativo de Europa, dejarán de invertir tanto tiempo en escribir a mano. Esa letra seguida tan típica del colegio ya no se enseñará. En lugar de caligrafía tradicional los alumnos aprenderán a escribir en ordenador (teclado de tableta o portátil) y también a mano con letra de palo, separada. Esto sí será obligatorio. Lo de escribir con letra caligráfica pasará a ser sólo una opción, y los maestros no tendrán por qué enseñarlo.
Con este primer párrafo comienza el artículo de la periodista Maite Gutiérrez, encargada del área de Educación y Universidades en el diario La Vanguardia, en el cual expone, según fuentes de información obtenidas por parte de los responsables del Instituto Nacional de Educación finlandés y sin más preámbulos, la inminente desaparición del uso de la caligrafía tradicional en las aulas del país escandinavo. Consiguiendo con ello, al mismo tiempo, un efecto dominó para demás sistemas educativos en el resto de países europeos.
Esta propuesta es reciente y todavía no ha sido aprobada por el Ministerio de Educación de Finlandia, pero se pretende que a partir del curso 2016-2017 la caligrafía ya no se contemple dentro del currículo escolar del país. Naturalmente, el controvertido debate queda ahora abierto a múltiples opiniones, críticas y complicadas decisiones.
Explicaré, bajo mi punto de vista, las opiniones personales al respecto. Es cierto que vivimos en una sociedad capitalista, donde el rey es el mercado; las grandes empresas son los privilegiados que juegan a vender y comprar una serie de productos y servicios que el resto de los mortales fabrican y consumen...  En todo ello existen cosas beneficiosas y otras perjudiciales, en cierto modo siempre ha sido así, mientras no se cometan excesos. A la larga los excesos suelen salir caros, eso lo sabe todo el mundo. Quién no ha escuchado alguna vez decir: la sociedad actual avanza a pasos de gigante; o esta otra: hoy, en nuestros días, la cultura visual está tan acelerada y masificada que ya nos desborda. Es cierto, lo mismo pensarían hace 790.000 años aquellos hombres primitivos que descubrieron el fuego; o el señor Gutenberg, que allá por el año 1450 de nuestra era, revolucionó Europa entera con su imprenta, dejó a miles de frailes escribas sin empleo, se desplomaron las arcas de la iglesia, permitió acercar el conocimiento al pueblo (qué peligro) y fue su magnífica imprenta considerada un artilugio diabólico, que la iglesia posteriormente adoptó, descubriendo así un fructífero negocio a escalas inimaginables.
Si vivimos en este tipo de sociedad que nosotros mismos hemos construido, estamos construyendo y hemos aceptado, considerándola moral y éticamente viable... ¿por qué escandalizarse cuando se dice suprimir la caligrafía de las aulas en edades tempranas?
Es necesario que los niños/as se adapten a estas nuevas tecnologías, que las tomen en sus vidas como herramientas indispensables, como medios de comunicación y divulgación educativa y creativa de una manera responsable: hay que educar tratando de desarrollar las facultades intelectuales y morales de las personas a través de enseñanzas de buen uso.
Recuerdo mis años de colegio e instituto, cuando el profesor mandaba hacer una redacción o un pequeño trabajo de investigación, el tiempo desperdiciado, no en conocimientos adquiridos, sino en hojear alguno de aquellos treinta tomos que comprendían la enciclopedia que estaba en el salón de casa en búsqueda de información; escribir borradores y anotaciones desperdiciando papel, para posteriormente ordenar todos esos datos y escribir a mano y “con buena caligrafía”, sin tachones ni borrones, el trabajo final para su entrega.
Actualmente sería absurdo que un alumno/a llevara a cabo todo este proceso teniendo a mano una serie de “herramientas tecnológicas” que agilizan el proceso de comprensión, didáctica y ejecución final de los proyectos. Hay que dar por hecho que la pantalla y el teclado han sustituido al papel y al lápiz. Existen ordenadores personales, tabletas gráficas, libros digitales... toda una serie de dispositivos móviles con sus correspondientes  aplicaciones de vídeo y audio, sus millones de fuentes tipográficas para elegir, que expresan con sus formas, sentimientos y emociones: es la nueva era digital en la cual hay que estar preparado para saber educar.
Hay quién piensa que así la creatividad puede quedar anulada, eso es totalmente falso, ya que a los niños/as no les enseñamos técnicamente a escribir con el teclado como si fueran autómatas, sino que les estamos enseñando a expresar contenidos de manera adecuada y adaptada a la evolución propia y natural del ser humano. A emplear el uso del lenguaje como siempre se ha hecho como seres sociales que somos.
Si a estos métodos le añadimos el aprendizaje de programas informáticos de maquetación básica junto con un corrector ortográfico, se estará creando un sin fin de posibilidades creativas y estéticas en cuanto a tipografía, jerarquías, facilidades en comprensión de contenidos, medios de expresión escrita, rapidez y agilidad mental para el desarrollo de la capacidad de almacenar la creciente cultura visual, formatos y soportes, fomento del correcto aprendizaje ortográfico y gramatical...
¿Desaparece la caligrafía? puede ser. Pero lo que no va a desaparecer es el método de enseñanza de las tipografías, la forma, análisis, historia y tratamiento de las mismas. Los alumnos/as podrán de este modo estrechar relaciones con la cantidad de familias tipográficas existentes hoy en día, así como con sus caracteres, elegir y utilizar los tipos: su estructura y características, aspectos estilísticos, el funcionamiento del texto, la textura y el espaciado, los tipos como método de información y la influencia existente entre el color en las letras.
Veo adecuado que los niños/as aprendan a escribir a mano con “letras de palo”. Como diseñador gráfico que soy, creo que es conveniente explicar cuáles son estas letras, también llamadas de “palo seco”. En este artículo se habla de dos estilos: el estilo caligráfico (llamado script) y el estilo de palo seco (sans-serif: sin serifas o remates). En cualquier programa editor y procesador de textos instalado en un dispositivo informático, podemos encontrar estos dos estilos digitalizados en diferentes versiones.
Script es un estilo concreto de aquellas fuentes tipográficas que sus letras van ligadas entre si, es decir, sus caracteres van unidos mediante ligaduras sin dejar espacio entre letras, simulan precisamente esa caligrafía manual seguida de la que estamos hablando. Algunas veces pueden ir vestidas con remates u ornamentos.
Las tipografías de palo seco, su estilo deriva de los tipos para la rotulación del siglo XIX, en concreto en cartelería y letreros comerciales. Fue diseñado precisamente para resultar directo y carente de detalles no esenciales. Su característica definitoria es la ausencia de remates: los trazos terminan bruscamente, sin adornos. El peso de los trazos es uniforme y su eje completamente vertical. Los tipos de palo seco son legibles en tamaños más pequeños. En los últimos 50 años se han convertido en un tipo aceptable para componer textos de lectura, al igual que la tipografía que estoy empleando para redactar este texto. Pueden los lectores/as comprobarlo con el ejemplo que a continuación les indico:
Las diferencias existentes entre las dos tipografías es más que notable, Helvética es una tipografía de palo seco, sin remates, 100% legible, universal y se ajusta a las reformas educativas que quiere implantar el Sistema Educativo de Finlandia. Es cierto que la tipografía caligráfica (script) Angelface es más personal, cálida, familiar, cercana, amable... pero no es legible a ciertas distancias, no es universal, ocupa mucho más espacio en el documento ya que por su inclinación, remates y astas ascendentes y descendentes prolongadas, necesita más interlineado y un aumento considerable del cuerpo medio de los caracteres para su correcta lectura y comprensión.
Hoy en día, todos los caracteres y signos ortográficos que integran la caligrafía completa de cualquier persona, pueden ser digitalizados y editados para poder ser escritos mediante el uso del teclado y ser visualizados en cualquier pantalla. Por lo tanto, creo que el empleo del sistema caligráfico manual como método de escritura popular, ha pasado a la historia.
El adaptar las aulas de los colegios de todos los países de Europa, para poder emprender esta innovadora reforma educativa, supondrá un gasto colosal de los gobiernos que beneficiará a esas grandes empresas multinacionales dedicadas a la arquitectura tecnológica...
Vamos a mirar el lado positivo: supondrá un gran avance educativo, ya no solo para nuestros hijos/as, sino para todo el mundo, como ya he mencionado, una educación basada en la enseñanza de buen uso. Docentes más actualizados, avanzados y puestos al día en materia tecnológica de calidad. Se agilizarán los métodos didácticos y se estimulará la capacidad creativa, de comprensión en contenidos, una revolución cultural visual.

"Yo diría que si quieres tener una población creativa, vital, emprendedora y feliz, necesitas un sistema que promueva la creatividad, la autonomía, ese tipo de cualidades humanas, y esa población será muy productiva económicamente."

Ivor Goodson, Catedrático, Brighton University, Sussex, UK

"El nivel de renta nos indica cuan rico es un país: donde está hoy. Sin embargo es su nivel de educación el que nos permite averiguar dónde va a estar mañana."

Clara Eugenia Núñez, Catedrática, Economía de la Educación 


No hay comentarios:

Publicar un comentario