martes, 13 de enero de 2015

3D en instituciones educativas

Por Gilda

Cuando pensamos en una educación ideal nos imaginamos la práctica por delante de la teoría, la intervención por delante del pasivismo y el acercamiento por delante de la lejanía, pero claro, ¿qué cantidad de recursos económicos harían falta para llevar a los niños, por ejemplo, a un tempo egipcio, romano o griego? O incluso, ¿qué posibilidades tienen aún estando allí de manipular material de la época clásica? Allí o en un museo sólo pueden ver a través de vitrinas.
¿Y si dijésemos ahora que los alumnos pudiesen reproducir casi cualquier cosa? ¿Y si un alumno pudiese reproducir templos egipcios, griegos y romanos a escala de maqueta, y si pudiesen reproducir las células, los pulmones, el sistema digestivo, el corazón y los huesos? O quizá reproducir las estructuras tridimensionales de los compuestos químicos ¿cómo afectaría esto al aprendizaje del alumno?




Pues bien, esto se está haciendo actualmente, los alumnos están experimentando y desarrollando por ellos mismos representaciones y recreaciones de objetos, edificios y estructuras moleculares, están aprendiendo desde la investigación y la recreación de los objetos.Esto incrementa el interés por parte de los alumnos en el área a estudiar y les hace partícipes de la acción.

“La iniciativa de Barack Obama de incluir un sistema de impresión 3D en cada aula de cada escuela de Estados Unidos está despertando un grandísimo interés en las aplicaciones educativas de esta tecnología” (Torras, M., 2014)

Todo ello es posible gracias a herramientas de 3D, tanto de programas de modelado y animación como a las impresoras 3D. Con estas herramientas los alumnos pueden reproducir en tres dimensiones cualquier cosa orientada a cualquier tipo de materia y después imprimirla en sus tres dimensiones y de este modo poder manipular su objeto y estudiarlo físicamente después de haberlo creado en el ordenador.


Muchos debates se han realizado alrededor de la idea de si la asignatura de Artes Plásticas y Visuales debe ser indispensable o sólo un complemento. Pues bien, yo quiero demostrar que la podemos convertir en una asignatura indispensable, no sólo por las capacidades que ésta otorga a los alumnos, sino también por las herramientas que les ofrecemos con ella. Además, tenemos que asumir que el futuro inmediato que encontramos estará gobernado por las nuevas tecnologías, las cuales abarcan desde impresoras 3D hasta realidad aumentada. En estas dos áreas podemos introducir los profesores de artes plásticas innumerables contenidos requeridos en el currículum de la ESO acercando a los alumnos al futuro.

“Hoy es impensable diseñar, crear y hablar de realización artística sin la inclusión de las Nuevas Tecnologías en alguna de las fases de creación: Proyecto, Creación, Difusión.” (David, A., 2005).

Y esto era ya en 2005 por lo que podemos deducir que 10 años más tarde esto es imprescindible y debería estar vigente en todas las escuelas, colegios e instituciones educativas.


Referencias

David, A. (2005): Las nuevas tecnologías y la educación artística, Argentina. Obtenido: 28-01-2015
http://portal.educ.ar/debates/eid/plastica/las-nuevas-tecnologias-y-la-educacion-artistica.php
Cajas, F. (2010) Alfabetización científica y tecnológica: La transposición didáctica del conocimiento tecnológico, Washington DC, AAAS.
Ollero, D. (2014) Las impresoras 3D ya están listas para entrar en las aulas, España. Obtenido: 27-01-2015
http://www.elmundo.es/economia/2014/10/20/54416791268e3e65718b4589.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario