lunes, 26 de enero de 2015

Porque la tecnología avanza e implica cambios educativos: TIC y Formación de profesorado.

Por Anhe

Harta de reiterativas y trasnochadas preguntas acerca de la conveniencia de introducir las TIC en el aula o si es adecuado el uso de smartphones una no puede sino señalar que internet, las redes sociales, apps, tablets, consolas y, por supuesto, sus teléfonos, forman parte del día a día de niños, adolescentes y jóvenes, en igual o mayor medida que en el caso de los adultos. Así pues, cabría responder a la gallega: ¿es conveniente que la educación forme parte del día a día de los alumnos y conecte con su realidad o seguimos con los pizarrines, digo cuadernos?
La tecnología facilita nuestra vida y modifica nuestro modelo de pensamiento, pero más apremiante que todo esto, está aquí y ha venido para quedarse. En algunos colegios e institutos actuales hay más pizarras digitales que profesores formados y motivados para utilizarlas, por no hablar de las universidades o los museos, que tienen, entre otras, una función educativa. Vaya por delante que hay honrosas excepciones, no sea que colapse el teléfono de aludidos.
La cuestión es que las TIC transgreden el contexto educativo porque están de hecho modificando la sociedad (otro debate el de las relaciones sociales vía tecnología), así que la verdadera pregunta, en mi opinión es ¿qué vamos a hacer al respecto? Mi madre, maestra desde los 21, a sus 59 años tiene una respuesta terrible: “yo nada, esto a mí no me toca”. Es decir, el club de la tiza pasa palabra. Los que, como yo, estamos terminando un Máster de Formación del Profesorado en una prestigiosa universidad Madrileña decimos algo así como “¿y eso qué es lo que es? ¿y para qué sirve? ¿y cómo se hace?”. Maravilloso, ¿no les parece?. Nadie tiene ni idea. Si bien es cierto que, puestos a repartir, si bien considero que la responsabilidad principal es de quienes diseñan e imparten estos estudios, no me parece menos grave el hecho de no haber conseguido encontrar entre mis compañeros ningún entusiasta autodidacta. Es una vergüenza que, dada la importancia y la actualidad de un tema como las TIC en la educación actual, todo lo que hayamos hecho durante un cuatrimestre es debatir acerca del tema. Resulta curioso y decepcionante que todos crean que este temario de otra asignatura, cuando lo lógico sería que hubiera formado parte de todas. Nosotros, inmigrantes digitales convertidos de mejor o peor gana y en mayor o menor grado al mundo digital, por muy jóvenes que seamos vamos a impartir materias a nativos digitales, cuya comprensión del mundo es diferente como Mark Prensky pone de manifiesto en su artículo Digital natives, digital immigrants. Esta brecha digital que separa a estudiantes y profesores de todos los niveles educativos es un problema a resolver. Las TIC son una herramienta de doble filo, como todas las demás. De ellas dependen tanto el Cyberbulling como los modelos 3D para aprender dibujo técnico. Mientras sigamos desconociéndolas y demonizándolas, seguiremos siendo unos docentes que no sólo no llegan a sus alumnos sino que a santo de esta carencia pierden gran parte de la posición de respeto. En mi educación primaria, esto se materializaba en que el delegado tenía que poner y pausar los VHS de la sala de audiovisuales. En la actualidad, supone que quienes deberían ser un ejemplo de formación continua y un modelo de avidez de conocimiento y entusiasmo por aprender, se comuniquen desde la otra orilla con sus estudiantes (curioso, intentar fomentar el interés en aprender cuando uno hace gala precisamente de una grave falta del mismo). Es obvio que con el aumento de la ratio, los recortes salariales el aumento de horas de ejercicio docente, un total desprestigio social de su figura, entre otros factores, el entusiasmo generalizado brille por su ausencia, pero la falta de habilidades tecnológicas implica un gravísimo agravio comparativo. Cuando la profesora de inglés de 2º A era nativa y la de 2º B licenciada en filología, cabría pensar que unos aprendían más o mejor que otros. Cuando la profesora de inglés de 2ºA da clase con tiza y CDs con pistas de repeticiones, mientras que la de 2ºB ha organizado conferencias, entrevistas y proyectos colaborativos en streaming con profesores y alumnos angloparlantes de cualquier parte del mundo, envía enlaces que los chavales pueden volver ver en sus casas haciendo que la materia forme parte de su vida, utiliza recursos multimedia y aplica los principios de gamificación en su aula, no cabe no pensar que unos están aprendiendo más y mejor que otros. Siendo precisos, no es mejor, es más significativamente.
Dos planteamientos se abren a tenor de la discusión: el de la formación continua y reciclaje de profesores en activo, y el de la formación del futuro profesorado.
Sobre el primero no me parece el lugar para hablar. Algo así pasa por inversiones estatales e institucionales, y quizá eso es otra historia.
Pero me permito abordar lo que sí nos aplica de la mano de Ángel Serrano, formador de profesorado de diversas materias que van de los recursos web 2.0 para entornos colaborativos a la enseñanza de edición y creación de contenido multimedia. En un curso suyo para la Universidad de La Salle, impartido para profesores en activo y maestros en formación al que asistí como alumna, vino a decir que al conjunto de profesores en desarrollo no se le puede disculpar el desconocimiento de las herramientas que marcan el curso de la formación a todos los niveles. Bajo la bandera del “cambio de paradigma educativo” propone no sólo la formación en determinadas tecnologías, si no la predisposición a afrontar las que vendrán. “Y eso no es cosa de explicar este o aquél método, sino de inculcar una actitud innovadora, atrevida, cuyo motor no es otro que la vocación y el interés”.
Ángel Serrano, junto con Sergio García, profesor de Tecnología Educativa para las universidades Autónoma, Pontificia de Comillas y La Salle, han asistido a la BETT el pasado fin de semana. Es la feria de tecnología educativa más importante de Europa. Y en ella no sólo proveedores de todo el mundo intentan vender sus productos, sino que profesores de todo el mundo, de todos los niveles, comparten sus experiencias en el uso de las tecnologías. Estos son sólo algunos ejemplos de lo que, insisto ya se está haciendo:
María Grazia Bernardo, Italiana, a través de un canal de Youtube y aplicaciones informáticas apoya sus explicaciones sobre trigonometría.
José Luis Castaño, español, que mediante la tecnología SMART AMP para trabajo colaborativo y la participación del programa Comenius pone a sus alumnos a trabajar con estudiantes de Grecia, Polonia y Turquía.
GarethHancox, británico, conecta un instituto politécnico de Canadá con un colegio de infantil en Reino Unido, invitando a los niños más pequeños a comentar y mejorar los diseños de lámpara de los adolescentes de 13 y 14 años.
O el mismo Sergio García Cabezas, que en un proyecto de enseñanza de Química y Geografía, pone a trabajar juntos a colegios de España y Estados Unidos, o propone un proyecto de Realidad Aumentada para la enseñanza del arte (framear.com) del que formo parte.
Profesores, todos ellos, atentos a lo que la tecnología pueda aportar a su práctica docente: ahora realidad aumentad, ahora marcadores sociales, ahora presentaciones con personajes animados.
No es tan difícil en el fondo. Podría solucionarse indicando a qué fuente acudir (Educacontic, ya he dicho yo una), proponiendo a los futuros maestros y profesores nuevas maneras vinculadas a la tecnología de plantear los contenidos… y queriendo, claro. Así que, ale: a informarse, a formarse, a maravillarse con proyectos de los más variados presupuestos y a ponerlo en práctica.


Referencias.

BETT: http://www.bettshow.com/
Marc Prensky: http://goo.gl/fvf35N
María Grazia Bernardo: https://www.youtube.com/user/merygb77/videos
José Luis Castaño: https://twitter.com/jlcastano
http://www.underthesamesky2013.eu/index.php/news/general/256-who-is-who
Educa con tic: http://www.educacontic.es/
GarethHancox: https://twitter.com/garethhancox
http://www.bettshow.com/page.cfm/Action=Visitor/VisitorID=7127
Sergio García Cabezas:
http://www.sergiotic.com/267/
http://www.sergiotic.com/metodologia-tpack/
http://www.sergiotic.com/motivacion-participacion-y-pdi/
FrameAR:
http://www.framear.com/

viernes, 23 de enero de 2015

Entrenamiento emocional a través de un videojuego

Por Pabsc

“La violencia se define como toda forma de perjuicio o abuso físico , o mental, descuido o trato negligente, malos tratos o explotación, incluido el abuso sexual.” Según el Art. 19 de la Convención de Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño. Se incluye la violencia en el hogar, escuela u otros lugares. Y no sólo cuando ocurre entre un adulto y un menor, sino también entre iguales, menor-menor.
Cuando esta violencia cumple con el agravante de intencionalidad por parte del agresor, de repetición en el tiempo y desequilibrio de poder -caso en el que la víctima no puede defenderse fácilmente por sí sola-, estamos hablando de acoso escolar, en inglés bullying. Si la agresión es puntual no se considera acoso. Y si además, este acoso se produce a través de las TIC (Tecnologías de la Información y la Comunicación), se denomina ciberacoso, o ciberbullying.
Según el último estudio de la ONG Save the Children, en España aproximadamente un 40% de estudiantes ha sufrido acoso escolar alguna vez en su vida, y un 52% ha sido testigo alguna vez de una situación de acoso escolar. Predomina la violencia verbal, seguida de la física y, la más difícil de detectar, la violencia sexual. En cuanto al ciberacoso, un 4% de los encuestados manifiesta haber sido víctima y un 23% ha sido espectador. Los porcentajes en este tipo de abuso han sufrido un aumento significativo en los últimos años, sobretodo en la secundaria, donde es más fácil el acceso a  los TIC.
La realidad es que en todos los centros hay aulas con un alumno, o varios, que padecen acoso escolar, provocandoles alteraciones cognitivas, trastornos emocionales, cambios de comportamiento y estrés postraumático, en algunos casos de consecuencias irreversibles.
En España no se están tomando las medidas suficientes para abordar el tema en su gravedad, tanto en materia de prevención, como en protocolos de actuación. Puntualmente, se han tomado de forma reactiva en casos de acoso grave con repercusión mediática, como el caso de Jokin en Fuenterrabía, 2004. El resto permanecen latentes porque los Centros Educativos no cuentan con mecanismos de actuación, o estos no funcionan.
Uno de las medidas que toman los docentes al abordar el problema es la utilización del proceso de mediación, que resulta inadecuado en estas circunstancias porque se pone al mismo nivel a victima y agresor. También se tiende a aplicar medidas disciplinarias y en muchos casos de tipo punitivo al agresor, sin tener en cuenta la necesidad de trabajar con otros niños y niñas implicadas.
Consciente de esta realidad, la profesora del Departamento de Pedagogía y Psicología de la Facultad de Educación de la Universidad de Lleida, Gemma Filella, trabaja en un proyecto de elaboración y evaluación de un videojuego educativo llamado Happy 12-16, cuyo objetivo es entrenar las emociones mediante la superación de situaciones reales, que le permitan la resolución asertiva de conflictos entre iguales, tanto en el colegio, como en casa entre hermanos.
El jugador se convierte en un personaje que va afrontando un total de 25 situaciones conflictivas, 15 de ellas en el patio del colegio y 10 entre hermanos, en las que el jugador debe reconocer el sentimiento que le provoca el problema, reflexionar y aplicar estrategias de gestión emocional.
Un entrenamiento mediante repetición hace que el alumno vaya adquiriendo un protocolo de actuación, interiorizando los pasos a seguir, para que llegado el momento en la vida real, sepa reaccionar sin agresividad ni violencia.
Cuando la víctima no es capaz de pedir ayuda porque no sabe cómo ni a quién recurrir, el acoso escolar frecuentemente pasa inadvertido ante los ojos del profesor. El videojuego aporta herramientas para que los alumnos sepan pedir ayuda sin que los tachen de chivatos y que los testigos del hostigamiento no permitan que se cometan injusticias.
"En la escuela enseñan raíces cuadradas y el logaritmo neperiano, que se utiliza tan poco, y en cambio no enseñan cómo enfadarse correctamente ni de los avisos de las emociones de las que el cerebro no puede pasar", señala Gemma.
El videojuego trabaja la parte cognitiva y competencias básicas como la conciencia y la regulación emocional y su formato resulta atractivo y cercano para los alumnos, entrenados en el terreno audiovisual, de manera que es más fácil que se vean identificados con el personaje e imaginen cómo reaccionarían ellos ante las adversidades.
Según la autora "Es el primer videojuego que hay en el mundo para entrenar las competencias emocionales para la resolución de conflictos entre niños”. Ya existe una versión para Mac y Pc y están en funcionamiento en 9 institutos de Lleida y 1 de Huesca, de la mano de Technology for Emotions.
Este videojuego trabaja en la prevención y actuación ante situaciones de acoso, colaborando en la reducción de situaciones conflictivas y ayudando en formar una sociedad más madura y justa.

Fuentes documentales:

http://www.savethechildren.es/docs/Ficheros/675/Acoso_escolar_y_ciberacoso_informe_vOK_-_05.14.pdf

http://www.technologyforemotions.com/?q=es/Happy

http://www.europapress.es/catalunya/noticia-nueve-institutos-lleida-educan-emociones-videojuegos-20140914115739.html


https://www.youtube.com/watch?v=OG0fbfo2T3U

jueves, 22 de enero de 2015

Hololens

Aún no se sabe el precio pero sí que su vinculación con las impresoras ·D parece obvia. Ofrece un sistema de funcionamiento que hará las delicias de quienes prefieren emplear las manos para construir en lugar de programas tipo 3D max.

miércoles, 14 de enero de 2015

Educación experiencial

Por Zarapallada

El proceso de aprendizaje puede ser analizado desde varios puntos de vista, por lo que existen distintas teorías.
La teoría del aprendizaje experiencial está obteniendo especial importancia últimamente, lo que puede entenderse teniendo en cuenta las actuales tendencias educativas y las demandas sociales.
Una de las competencias más reclamada es la relacionada con la habilidad de aprender de forma autónoma. Esta garantiza que la persona sea capaz de responder a una sociedad tan rápidamente variable como la nuestra.
El aprendizaje experiencial ofrece la oportunidad de enlazar la teoría y la práctica.
M.K. Smith indica que uno de los rasgos característicos del aprendizaje experiencial es que involucra al sujeto en una interacción directa con aquello que se está estudiando, en lugar de una descripción intelectual. No obstante, este autor pone de relieve que no basta la experiencia para asegurar el aprendizaje, sino que éste está íntimamente ligado a un proceso de reflexión personal.
Sin embargo, actualmente no existe un marco teórico aceptado para explicar el este tipo de aprendizaje. Algunos autores han tratado de establecer un marco conceptual, para el estudio del aprendizaje ligado al desempeño de tareas profesionales, entendiéndolo como una forma de aprendizaje experiencial.
En su intento, repasan teorías previas sobre aprendizaje experiencial, utilizando como origen el modelo de Dewey, retomado posteriormente por Itin.
Dewey insiste en el potencial de la experiencia para fomentar conocimiento, el aprendizaje se inicia a partir de una experiencia concreta, la cual es analizada por el sujeto a través de la reflexión y la conceptualización.
El marco teórico de Itin define el aprendizaje experiencial como un proceso en el que el aprendiz es animado a formular hipótesis, a experimentar y a aplicar su creatividad para buscar soluciones, desarrollando conocimiento.
Otro de los modelos sería el de Raelin, quien defiende el potencial de la interacción con la realidad para desarrollar nuevo conocimiento. Desde su punto de vista, la formulación de problemas en contextos multidisciplinares y la necesidad de buscar soluciones involucran al sujeto en procesos cognitivos, que implican un aprendizaje mucho más profundo y rico que aquel que tradicionalmente se ha llevado a cabo en las aulas.
Otro de los modelos teóricos que pueden resultar relevantes es el de Epstein, quien defiende que tomar conciencia de la participación del cerebro emocional en el procesamiento de nuestra experiencia, puede ayudarnos a adquirir un mejor conocimiento, control y aprovechamiento de nuestras potencialidades.
Todas coinciden en el valor de la experiencia para fomentar conocimiento. Aunque también existe acuerdo en torno a la idea de que, no basta la experiencia para crear aprendizaje. Por ello, todas señalan el papel clave de la reflexión para garantizar la creación de conocimiento a partir de la experiencia.
La enseñanza formal tiene una serie de limitaciones, impuestas, entre otras causas, por el espacio en el que se desarrolla. En cambio, tal y como indica su nombre, el aprendizaje experiencial se inicia a partir de una vivencia rica en estímulos, que promueve en el individuo la necesidad de buscar explicación a lo percibido. Por lo tanto, las salidas educativas se caracterizan tanto por fomentar el interés del sujeto por aprender, como por ayudar a la construcción de un conocimiento contextualizado.

Hacia una educación escéptica

Por MissZero           

  " El aspecto más triste de la vida actual es que la ciencia gana en conocimiento más     rápidamente que la sociedad en sabiduría"
 Isaac Asimov

Este artículo no pretende hablar sólo de un problema dentro de los centros educativos sino de algo que empieza a ser habitual a pie de calle. Algo que siempre daba por sentado sobre educación es que esta se basa en la racionalidad y el método científico. Y siempre he pensado que, puesto que así está acordado por las leyes y programaciones educativas, la sociedad aceptaba ampliamente que el conocimiento a través de la constatación, la prueba y la evidencia era cuanto menos el fiable. Eso de no aceptar la Teoría de la Evolución darwiniana, que es el ejemplo más paradigmático, o la investigación médica, me parecía cosa de reducidos grupúsculos cristiano-mormones del estado de Utah.
A estas alturas, sin embargo, muchos ya sabemos que la incredulidad ante el método científico no es reducida en la sociedad española, hasta me atrevería a decir que va en aumento con la introducción a través de Internet de las conspiraciones New Age y las pseudociencias. No se trata solamente de personas que sean religiosas, muchas de las cuales a pesar de ser creyentes sí aceptan la educación científica,- qué remedio les queda si hasta la Iglesia Católica la acaba aceptando con el paso del tiempo- si no de la pervivencia y el aumento del PENSAMIENTO SUPERSTICIOSO.
Por eso, reivindico el escepticismo en la educación en general, tanto la que se da en las aulas, donde este tema se ha dejado olvidado, como en los medios de comunicación y la sociedad entera. Incluso dentro de las asignaturas del ámbito científico- técnico, en las que por razones obvias esto debería estar más patente, se tiende a dar por hecho. Pero creo que sería necesario tratarlo en todas las asignaturas, incluida la Educación Artística, porque tanto el alumno como la sociedad entera debe entender y asimilar que lo que se aprende en la escuela no es algo que alguien se inventa porque sí y todos dan por cierto, si no que es el fruto de un largo proceso de estudio y desarrollo del conocimiento humano. Que las teorías científicas no se llaman teorías porque sean suposiciones, si no que son conjuntos de observaciones confirmadas que explican hechos y que por tanto, permiten explicar el mundo de una manera coherente.
Si bien la educación universal nace con la Revolución Francesa y las aspiraciones de la Ilustración, si ya escritores del siglo XVIII como Jovellanos hacían hincapié en la necesidad de que la educación acabara con el temor y la ignorancia masivas, a día de hoy, tres siglos después, permanece el problema.  El pensamiento mágico es parte de la psicología del ser humano, produce esperanza y reconforta la angustia vital, pero no es ni indispensable ni favorecedor para el desarrollo del individuo. Una mente crítica, racional y constructiva, ayudará en cambio, a proporcionar las herramientas necesarias para vivir más plenamente, y también atenuará los temores vitales desde otro punto de vista. No quiere esto decir que haya que negar o imponer credos, si no simplemente, hacer conscientes a los alumnos de que la evidencia es algo más fiable y enriquecedor en la construcción del desarrollo y el bienestar social.
Decía Carl Sagan que "vivimos en una sociedad profundamente dependiente de la ciencia  y la tecnología en la que nadie sabe nada de estos temas. Esta es la fórmula segura para el desastre". Una de las grandes críticas que se hace de la ciencia desde los sectores contrarios es que "la ciencia no trae nada bueno" pero, se podría cuestionar ¿cómo no se va a utilizar sólo para intereses elitistas si el conocimiento científico es algo no solo no democratizado, si no cuestionado por un sector de la sociedad? De hecho, en la escuela y en casa sí se aprende a manejar la tecnología, se aprenden las fórmulas y teorías de la física y la química, pero no parece darse importancia al para qué es necesario saber manejar todo eso. Qué llevo al ser humano a preguntarse de qué estaba compuesta la materia y de qué manera la ciencia y la tecnología han ayudado a aumentar la esperanza y la calidad de vida de los individuos. No podemos permitir que cuando los alumnos piensen en la radioactividad piensen solamente en cosas perjudiciales o cuando piensen en la tecnología sólo piensen en ocio y tiempo libre, después de los avances que ambos han supuesto en el campo médico, por ejemplo. En España, desde la introducción en la enseñanza universal del método científico y el racionalismo con la Escuela Moderna, se generalizó su uso. Pero desde los ambientes más conservadores del catolicismo hasta la introducción a día de hoy del neomisticismo proveniente de las filosofías orientales ha persistido un sector reacio a que se acepte a los profesionales de la enseñanza institucionalizada como las personas capacitadas para decidir qué entra dentro de la realidad científica y que no, en función de si está empíricamente constatado. Es decir, se pone en cuestión a la comunidad científica.
Igualmente el conocimiento artístico no deja de tener su parte científica, está estudiado y experimentado, la visión, la representación, el color,  el manejo del espacio bidimensional o tridimensional están íntimamente ligados a lo científico. Las capacidades que nos permiten investigar en arte no son fruto de unas cualidades mágicas dadas a ciertos individuos, si no del estudio y trabajo realizado por los alumnos en base a lo que los artistas anteriores han experimentado y mostrado al mundo. Igual que las teorías científicas van ampliando lo ya sabido anteriormente, los movimientos artísticos  han ido proporcionando un saber cada vez más amplio. El hecho de que hoy en día siga habiendo gente que dice "no entiendo el arte contemporáneo" es equiparable a la poca credibilidad que se da a la ciencia. No lo entienden porque no les parece creíble, porque no tienen ni pretenden tener de forma autónoma los recursos necesarios para entenderlo. Además de no entender la importancia que tiene el desarrollo del arte contemporáneo como lenguaje o forma de conocimiento simplemente porque no le ven un carácter práctico, fácil e inmediato. Como ocurre con la ciencia teórica, por cierto, la que más problemas tiene para financiarse hoy día.
Por todo esto, sería urgente y necesario que la educación en la escuela y los medios tecnológicos retome el activismo ESCÉPTICO.
Aunque esta idea ya esté presente en los programas educativos, es necesario llevarla a la práctica, para lo que propongo:
- La discusión en las aulas sobre estos temas, para que el escepticismo científico se haga oír claramente en la sociedad, sin el temor a las represalias o quejas que conlleve, para que  la educación reivindique de nuevo la necesidad del pensamiento racional.
- Que se enseñe a los alumnos a discernir las fuentes a la hora de utilizar Internet u otros medios, porque no se puede simplemente criticar las fuentes oficiales y dar credibilidad  a cualquier otra. Es necesario que los alumnos sean críticos en sus lecturas tanto cuando provienen de organismos estatales como ajenos, y que entiendan que los intereses pueden estar detrás de cualquiera, que una información tiene credibilidad en tanto en cuanto está argumentada razonablemente y que siempre debe ser contrastada.
- Que se reivindique en las aulas y los hogares el valor de los profesionales y de la educación tanto práctica como teórica, pues es tan necesario el conocimiento con rápida aplicación laboral y económica como el conocimiento más abstracto, base y fundamento del anterior. Y que se reconozca a los profesionales de cada materia como gente que ha demostrado con su trabajo académico o laboral tener los méritos suficientes para que su palabra sea tenida en cuenta.

Que la sabiduría sea en fin, tomada como un valor y no como un engaño. 

martes, 13 de enero de 2015

3D en instituciones educativas

Por Gilda

Cuando pensamos en una educación ideal nos imaginamos la práctica por delante de la teoría, la intervención por delante del pasivismo y el acercamiento por delante de la lejanía, pero claro, ¿qué cantidad de recursos económicos harían falta para llevar a los niños, por ejemplo, a un tempo egipcio, romano o griego? O incluso, ¿qué posibilidades tienen aún estando allí de manipular material de la época clásica? Allí o en un museo sólo pueden ver a través de vitrinas.
¿Y si dijésemos ahora que los alumnos pudiesen reproducir casi cualquier cosa? ¿Y si un alumno pudiese reproducir templos egipcios, griegos y romanos a escala de maqueta, y si pudiesen reproducir las células, los pulmones, el sistema digestivo, el corazón y los huesos? O quizá reproducir las estructuras tridimensionales de los compuestos químicos ¿cómo afectaría esto al aprendizaje del alumno?




Pues bien, esto se está haciendo actualmente, los alumnos están experimentando y desarrollando por ellos mismos representaciones y recreaciones de objetos, edificios y estructuras moleculares, están aprendiendo desde la investigación y la recreación de los objetos.Esto incrementa el interés por parte de los alumnos en el área a estudiar y les hace partícipes de la acción.

“La iniciativa de Barack Obama de incluir un sistema de impresión 3D en cada aula de cada escuela de Estados Unidos está despertando un grandísimo interés en las aplicaciones educativas de esta tecnología” (Torras, M., 2014)

Todo ello es posible gracias a herramientas de 3D, tanto de programas de modelado y animación como a las impresoras 3D. Con estas herramientas los alumnos pueden reproducir en tres dimensiones cualquier cosa orientada a cualquier tipo de materia y después imprimirla en sus tres dimensiones y de este modo poder manipular su objeto y estudiarlo físicamente después de haberlo creado en el ordenador.


Muchos debates se han realizado alrededor de la idea de si la asignatura de Artes Plásticas y Visuales debe ser indispensable o sólo un complemento. Pues bien, yo quiero demostrar que la podemos convertir en una asignatura indispensable, no sólo por las capacidades que ésta otorga a los alumnos, sino también por las herramientas que les ofrecemos con ella. Además, tenemos que asumir que el futuro inmediato que encontramos estará gobernado por las nuevas tecnologías, las cuales abarcan desde impresoras 3D hasta realidad aumentada. En estas dos áreas podemos introducir los profesores de artes plásticas innumerables contenidos requeridos en el currículum de la ESO acercando a los alumnos al futuro.

“Hoy es impensable diseñar, crear y hablar de realización artística sin la inclusión de las Nuevas Tecnologías en alguna de las fases de creación: Proyecto, Creación, Difusión.” (David, A., 2005).

Y esto era ya en 2005 por lo que podemos deducir que 10 años más tarde esto es imprescindible y debería estar vigente en todas las escuelas, colegios e instituciones educativas.


Referencias

David, A. (2005): Las nuevas tecnologías y la educación artística, Argentina. Obtenido: 28-01-2015
http://portal.educ.ar/debates/eid/plastica/las-nuevas-tecnologias-y-la-educacion-artistica.php
Cajas, F. (2010) Alfabetización científica y tecnológica: La transposición didáctica del conocimiento tecnológico, Washington DC, AAAS.
Ollero, D. (2014) Las impresoras 3D ya están listas para entrar en las aulas, España. Obtenido: 27-01-2015
http://www.elmundo.es/economia/2014/10/20/54416791268e3e65718b4589.html

¿Presencia?

Por EJGarrot

La tecnología es un ente que avanza a toda velocidad y del que parece que los profesores saldremos mal parados. La mayoría de los chavales de hoy en día ( por no decir todos) andan enganchados al ordenador, a la tablet, pero sobre todo, al móvil (que como son Smartphone tienen todo lo anterior, y más). Antes estaban enganchados a la televisión, que yo considero que es peor, y no había tanta queja de la gente en general y  más particularmente de los educadores. Los Smatphones, les conecta constantemente con el mundo, con lugares muy lejanos y por lo tanto con información de todos los lados, eso no nos disgusta, nos disgusta que la cabeza la lleven todo el día baja y no miren a su alrededor, a su realidad más cercana, que no nos presten atención. Nos cabrea, o al menos a mí, escuchar la música de sus teléfonos a todo trapo en el metro, nos cabrea que si estás hablando con una persona, en lugar de mirarte se saque el móvil para contestar a otra persona que no eres tú, por eso censuramos el uso de estos aparatos que cada vez podrán hacer más cosas. Pero cuando ocurren estas cosas, el problema es de educación, y no de la tecnología, esto nos lleva de nuevo a la gente que más se queja, que casualidad que éstos son los responsables mayores de la educación de un niño.
Asumamos de una vez por todas que los chavales van a  seguir desarrollándose a pesar de que nuestro fórmulas de enseñanza sean malas, porque si nos quejamos, es porque lo son. Para empezar, los profesores en general, no sólo no disponen de tecnología en las aulas ( mayor que la que un chaval o una chavala puedan tener en el teléfono) que les llame la atención, sino que aunque la tuviesen, no sabrían usarla, a veces ni quieren aprender ( esos son los que suelen imponer castigos por pillar al alumno wassapeando en clase y el que , por cierto, más veces le pilla) y así ¿ cómo pretendes que tus alumnos aprendan de tí? probablemente a ti te parece tan aburrido aprender de las nuevas tecnologías como a tus alumnos tener que tragarse tus clases, es proporcional. Aprovechemos este regalo de recursos inimaginables en todo lo que podamos, antes, en la época de nuestros padres, los únicos profesores de los que se aprendía, incluso se les tenía cierta estima, eran los muy muy muy buenos, que a pesar de no tener más que una pizarra y unas tizas ( blancas todas) hacían de clase un lugar de aprendizaje divertido y entretenido( porque es así como se aprende de verdad).Nuestra generación de profesores ( ya no os digo las siguientes) nos da la posibilidad de poder alcanzar ese grado de " buen profesor" sin serlo de verdad, usando los recursos online, los aparatos tecnológicos, las presentaciones, los vídeos, rotuladores( que ya no tizas) de colores, las fotografías, los videojuegos, las clases en streaming, el seguimiento del alumno por campus, correo electrónico, enlaces, contactando con otros alumnos de otros países u otros profesores o personas en general que puedan enseñarnos algo...DE TODO.
645 Expertos en educación de los cinco continentes han desarrollado un estudio en el que la conclusión es que los alumnos prefieren la formación "presencial" a la de " a distancia". El problema no se da en elegir una u otra, se da en reflexionar sobre qué tipo de presencia es la que un profesor tiene que tener porque ambos conceptos se ayudan. Un profesor es un guía que ayuda a organizar todos los datos, toda la información, a ordenarlo todo y además a motivar para seguir buscando más. Antes el profesor era como " un ser superior" con muchísimos conocimientos, un hombre "supersabio", que sabía " más que nadie", casi como un Dios, ahora el Dios único es Google y su profeta es Wikipedia, ni el profesor más sabio de hoy en día puede competir contra eso, quizás eso es lo que genera rechazo en muchos profesores, que quieren seguir siendo Dioses con sus alumnos y les da pena tener que reconocer, que no lo son tanto. Yo prefiero ser una ciudadana normal con una serie de conocimientos, pocos, los justos, para realizar mi labor de "enseñar a aprender", de darles las herramientas y los medios para que, una vez yo les he explicado algún tema, sean ellos los que lo amplíen todo lo que quieran, yo les digo cómo buscar y dónde son los mejores lugares donde encontrar lo que buscan, a tener criterio y rigor ya sea a unos metros o a kilómetros y kilómetros de distancia a través de una pantalla, la responsabilidad tan grande de ser una divinidad, no me gusta, suficiente con la de ser profesora.
Eso es lo que yo entiendo por "presencia del profesor", un curso que se dice ser a "distancia" ya el mismo término no me gusta, parece como si fuese a ser un curso frío y sin personalidad, y suele ser así, la dinámica es mandar trabajos e ir entregándolos en un tiempo totalmente cerrado y sin ningún tipo de seguimiento, a veces ni son trabajos, es un libro que te proporcionan, te lo estudias, haces un test final en el que sólo vale una respuesta sin dejar espacio a la libre contestación y narración de la misma y que generalmente está incluso copiada tal cual del libro, y una vez se manda eso contestado, tu nota dependerá de una suerte de matemática exacta sobre las preguntas que sean correctas  y las que sean incorrectas, una operación matemática básica que puede realizar un ordenador, una inteligencia artificial es la que corrige, lo que distingue para bien al ser humano de la máquina es la capacidad de improvisación. Ese tipo de formación "tan libre" podría valer para una persona adulta que no tiene más remedio que hacerlo así puesto que no tiene tiempo por otras obligaciones como el trabajo o la familia y sólo puede permitirse huecos de tiempo por la noche, una persona que ya ha pasado por unos estudios básicos y ha ganado el criterio necesario de "autoformación" por eso.  La única obligación de un estudiante adolescente, prácticamente ya no es tanto el estudiar, sino el crecer y aprender. Nuestro sistema escolar está estructurado alrededor de recompensas para regurgitar la respuesta correcta, y no hacer preguntas inteligentes - de hecho, se desalienta a hacer preguntas. Con el resultado de que a medida que envejecemos , no nos detenemos a hacer preguntas .  ¿Por qué dejamos de hacer preguntas? ¿Por qué los profesores no aprendemos a formular las preguntas correctas antes que estar más pendientes de las respuestas "correctas"?
Mi conclusión es que por mucho que busquemos hoy en día en el "Google Dios", no existen respuestas correctas e incorrectas, sino información de la que aprendamos y de la que no en cada uno de nosotros de forma individual, porque cada persona desarrolla un criterio diferente, de lo que hay que interesarse es de formar el mejor criterio posible " que conlleva una gran responsabilidad".

BIBLIOGRAFÍA

The Question Game: A Playful Way To Teach Critical Thinking, 01/09/2015, TeachThought Staff:
http://www.teachthought.com/learning/question-game-playful-way-teach-critical-thinking/
September 1, 2011, Technology in Education:
http://www.edweek.org/ew/issues/technology-in-education/
What is the future of technology in education?:
http://www.theguardian.com/teacher-network/teacher-blog/2013/jun/19/technology-future-education-cloud-social-learning
Technology in education: if students aren't worried, why are teachers?:
http://www.theguardian.com/teacher-network/teacher-blog/2014/mar/10/technology-education-students-teachers-worried

Caligrafía versus teclado

"Versus. Preposición formal. Indica oposición o enfrentamiento tanto material como inmaterial; se sitúa generalmente entre dos sustantivos o sintagmas sustantivos."

Las escuelas de Finlandia, referente educativo de Europa, dejarán de invertir tanto tiempo en escribir a mano. Esa letra seguida tan típica del colegio ya no se enseñará. En lugar de caligrafía tradicional los alumnos aprenderán a escribir en ordenador (teclado de tableta o portátil) y también a mano con letra de palo, separada. Esto sí será obligatorio. Lo de escribir con letra caligráfica pasará a ser sólo una opción, y los maestros no tendrán por qué enseñarlo.
Con este primer párrafo comienza el artículo de la periodista Maite Gutiérrez, encargada del área de Educación y Universidades en el diario La Vanguardia, en el cual expone, según fuentes de información obtenidas por parte de los responsables del Instituto Nacional de Educación finlandés y sin más preámbulos, la inminente desaparición del uso de la caligrafía tradicional en las aulas del país escandinavo. Consiguiendo con ello, al mismo tiempo, un efecto dominó para demás sistemas educativos en el resto de países europeos.
Esta propuesta es reciente y todavía no ha sido aprobada por el Ministerio de Educación de Finlandia, pero se pretende que a partir del curso 2016-2017 la caligrafía ya no se contemple dentro del currículo escolar del país. Naturalmente, el controvertido debate queda ahora abierto a múltiples opiniones, críticas y complicadas decisiones.
Explicaré, bajo mi punto de vista, las opiniones personales al respecto. Es cierto que vivimos en una sociedad capitalista, donde el rey es el mercado; las grandes empresas son los privilegiados que juegan a vender y comprar una serie de productos y servicios que el resto de los mortales fabrican y consumen...  En todo ello existen cosas beneficiosas y otras perjudiciales, en cierto modo siempre ha sido así, mientras no se cometan excesos. A la larga los excesos suelen salir caros, eso lo sabe todo el mundo. Quién no ha escuchado alguna vez decir: la sociedad actual avanza a pasos de gigante; o esta otra: hoy, en nuestros días, la cultura visual está tan acelerada y masificada que ya nos desborda. Es cierto, lo mismo pensarían hace 790.000 años aquellos hombres primitivos que descubrieron el fuego; o el señor Gutenberg, que allá por el año 1450 de nuestra era, revolucionó Europa entera con su imprenta, dejó a miles de frailes escribas sin empleo, se desplomaron las arcas de la iglesia, permitió acercar el conocimiento al pueblo (qué peligro) y fue su magnífica imprenta considerada un artilugio diabólico, que la iglesia posteriormente adoptó, descubriendo así un fructífero negocio a escalas inimaginables.
Si vivimos en este tipo de sociedad que nosotros mismos hemos construido, estamos construyendo y hemos aceptado, considerándola moral y éticamente viable... ¿por qué escandalizarse cuando se dice suprimir la caligrafía de las aulas en edades tempranas?
Es necesario que los niños/as se adapten a estas nuevas tecnologías, que las tomen en sus vidas como herramientas indispensables, como medios de comunicación y divulgación educativa y creativa de una manera responsable: hay que educar tratando de desarrollar las facultades intelectuales y morales de las personas a través de enseñanzas de buen uso.
Recuerdo mis años de colegio e instituto, cuando el profesor mandaba hacer una redacción o un pequeño trabajo de investigación, el tiempo desperdiciado, no en conocimientos adquiridos, sino en hojear alguno de aquellos treinta tomos que comprendían la enciclopedia que estaba en el salón de casa en búsqueda de información; escribir borradores y anotaciones desperdiciando papel, para posteriormente ordenar todos esos datos y escribir a mano y “con buena caligrafía”, sin tachones ni borrones, el trabajo final para su entrega.
Actualmente sería absurdo que un alumno/a llevara a cabo todo este proceso teniendo a mano una serie de “herramientas tecnológicas” que agilizan el proceso de comprensión, didáctica y ejecución final de los proyectos. Hay que dar por hecho que la pantalla y el teclado han sustituido al papel y al lápiz. Existen ordenadores personales, tabletas gráficas, libros digitales... toda una serie de dispositivos móviles con sus correspondientes  aplicaciones de vídeo y audio, sus millones de fuentes tipográficas para elegir, que expresan con sus formas, sentimientos y emociones: es la nueva era digital en la cual hay que estar preparado para saber educar.
Hay quién piensa que así la creatividad puede quedar anulada, eso es totalmente falso, ya que a los niños/as no les enseñamos técnicamente a escribir con el teclado como si fueran autómatas, sino que les estamos enseñando a expresar contenidos de manera adecuada y adaptada a la evolución propia y natural del ser humano. A emplear el uso del lenguaje como siempre se ha hecho como seres sociales que somos.
Si a estos métodos le añadimos el aprendizaje de programas informáticos de maquetación básica junto con un corrector ortográfico, se estará creando un sin fin de posibilidades creativas y estéticas en cuanto a tipografía, jerarquías, facilidades en comprensión de contenidos, medios de expresión escrita, rapidez y agilidad mental para el desarrollo de la capacidad de almacenar la creciente cultura visual, formatos y soportes, fomento del correcto aprendizaje ortográfico y gramatical...
¿Desaparece la caligrafía? puede ser. Pero lo que no va a desaparecer es el método de enseñanza de las tipografías, la forma, análisis, historia y tratamiento de las mismas. Los alumnos/as podrán de este modo estrechar relaciones con la cantidad de familias tipográficas existentes hoy en día, así como con sus caracteres, elegir y utilizar los tipos: su estructura y características, aspectos estilísticos, el funcionamiento del texto, la textura y el espaciado, los tipos como método de información y la influencia existente entre el color en las letras.
Veo adecuado que los niños/as aprendan a escribir a mano con “letras de palo”. Como diseñador gráfico que soy, creo que es conveniente explicar cuáles son estas letras, también llamadas de “palo seco”. En este artículo se habla de dos estilos: el estilo caligráfico (llamado script) y el estilo de palo seco (sans-serif: sin serifas o remates). En cualquier programa editor y procesador de textos instalado en un dispositivo informático, podemos encontrar estos dos estilos digitalizados en diferentes versiones.
Script es un estilo concreto de aquellas fuentes tipográficas que sus letras van ligadas entre si, es decir, sus caracteres van unidos mediante ligaduras sin dejar espacio entre letras, simulan precisamente esa caligrafía manual seguida de la que estamos hablando. Algunas veces pueden ir vestidas con remates u ornamentos.
Las tipografías de palo seco, su estilo deriva de los tipos para la rotulación del siglo XIX, en concreto en cartelería y letreros comerciales. Fue diseñado precisamente para resultar directo y carente de detalles no esenciales. Su característica definitoria es la ausencia de remates: los trazos terminan bruscamente, sin adornos. El peso de los trazos es uniforme y su eje completamente vertical. Los tipos de palo seco son legibles en tamaños más pequeños. En los últimos 50 años se han convertido en un tipo aceptable para componer textos de lectura, al igual que la tipografía que estoy empleando para redactar este texto. Pueden los lectores/as comprobarlo con el ejemplo que a continuación les indico:
Las diferencias existentes entre las dos tipografías es más que notable, Helvética es una tipografía de palo seco, sin remates, 100% legible, universal y se ajusta a las reformas educativas que quiere implantar el Sistema Educativo de Finlandia. Es cierto que la tipografía caligráfica (script) Angelface es más personal, cálida, familiar, cercana, amable... pero no es legible a ciertas distancias, no es universal, ocupa mucho más espacio en el documento ya que por su inclinación, remates y astas ascendentes y descendentes prolongadas, necesita más interlineado y un aumento considerable del cuerpo medio de los caracteres para su correcta lectura y comprensión.
Hoy en día, todos los caracteres y signos ortográficos que integran la caligrafía completa de cualquier persona, pueden ser digitalizados y editados para poder ser escritos mediante el uso del teclado y ser visualizados en cualquier pantalla. Por lo tanto, creo que el empleo del sistema caligráfico manual como método de escritura popular, ha pasado a la historia.
El adaptar las aulas de los colegios de todos los países de Europa, para poder emprender esta innovadora reforma educativa, supondrá un gasto colosal de los gobiernos que beneficiará a esas grandes empresas multinacionales dedicadas a la arquitectura tecnológica...
Vamos a mirar el lado positivo: supondrá un gran avance educativo, ya no solo para nuestros hijos/as, sino para todo el mundo, como ya he mencionado, una educación basada en la enseñanza de buen uso. Docentes más actualizados, avanzados y puestos al día en materia tecnológica de calidad. Se agilizarán los métodos didácticos y se estimulará la capacidad creativa, de comprensión en contenidos, una revolución cultural visual.

"Yo diría que si quieres tener una población creativa, vital, emprendedora y feliz, necesitas un sistema que promueva la creatividad, la autonomía, ese tipo de cualidades humanas, y esa población será muy productiva económicamente."

Ivor Goodson, Catedrático, Brighton University, Sussex, UK

"El nivel de renta nos indica cuan rico es un país: donde está hoy. Sin embargo es su nivel de educación el que nos permite averiguar dónde va a estar mañana."

Clara Eugenia Núñez, Catedrática, Economía de la Educación 


viernes, 9 de enero de 2015

Preguntas

Por AC

Intentando imaginar qué tipo de profesora quiero ser el día de mañana me vienen a la cabeza un montón de ideas. Curiosamente las primeras no están relacionadas con el interés en que mis futuros alumnos aprendan alguna materia en concreto que pueda enseñarles, sino con la ilusión de aportar mi granito de arena en su formación como personas. Me gusta pensar que yo misma, desde las aulas, podré contribuir a que sean seres más libres, más críticos, más felices quizá, a que sean conscientes del enorme enriquecimiento que aporta el aprendizaje, a que dispongan de más y mejores herramientas para enfrentarse a las dificultades e incluso a que sean personas más tolerantes y respetuosas. Sin duda las expectativas son muy altas, pero llego a la conclusión de que merece la pena, de que ese puede ser un buen objetivo, una buena meta para mi futuro.
Supongo que todos estaremos de acuerdo en que lo idóneo sería que estos valores y actitudes fueran transmitidos de una forma transversal en el día a día del alumno, por todas y cada una de las personas y medios que forman parte de su entorno. Pero no siempre podemos contar con ello. Además de que las circunstancias son distintas para cada caso, los niños y adolescentes viven en la sociedad y como parte de ella reciben continuamente influencias externas, especialmente hoy día con el enorme acceso a información de que disponemos. Quizá por ello, se hace necesaria también la existencia de planes de estudios que fomenten estas capacidades y valores, asignaturas y metodologías de trabajo que suplan estas carencias. Algunas iniciativas como la implantación de la desaparecida asignatura de Educación para la Ciudadanía dieron los primeros pasos en este sentido.
Al hilo de esta reflexión rescato un artículo que una vez más aborda el eterno problema no resuelto de la prioridad que unas u otras materias deberían tener en las aulas. Es una noticia publicada en el diario El País el día 18-07-2014, en la que se trataba la cuestión de la conveniencia, o más bien la necesidad, de impartir educación financiera en secundaria. Se mencionaban los datos del informe PISA de 2012 según los cuales España se sitúa un poco por debajo de la media de la Unión Europea en competencias financieras de alumnos de quince años. Entidades y organismos como el BBVA ó la OCDE se venían haciendo eco de esta urgencia por incorporar estas materias en el aula desde el 2005, asegurando ahora que si se hubiera hecho efectiva anteriormente los efectos de la crisis habrían sido menores…
Y sí, es útil que los adolescentes se familiaricen con conceptos de economía que tan necesarios son y serán en su vida. Pero yo me pregunto si un alumno que ha adquirido capacidades como una correcta comprensión del mundo que le rodea, si ha desarrollado una conciencia crítica, si ha aprendido a ser autónomo y a saber elegir y buscar soluciones por sí mismo, no está capacitado para enfrentarse solo a situaciones de la vida cotidiana como puede ser la futura elección de una hipoteca.  No desde luego en un país con una tasa de fracaso escolar que está a la cabeza de Europa con un 23,5%, con unos resultados nefastos en algo tan esencial como la comprensión lectora según los datos de los sucesivos informes PISA. Queremos formar a nuestros alumnos en materias denominadas “prácticas” para el día a día, nociones financieras, programación, que les sirvan para ser parte activa de la sociedad, que les aseguren el acceso a un trabajo bien remunerado -o quizá ya sea más correcto decir tan sólo remunerado- a esos mismos alumnos que se manifiestan de forma alarmante cada vez más machistas, más retrógrados y menos tolerantes debido a los modelos que les llegan desde los medios y a la ausencia de materias de construcción de la igualdad en la escuela (datos del Informe sobre Igualdad y prevención de la violencia de género en la adolescencia).  ¿Qué sociedad estamos creando entonces? ¿No pretendemos quizá “empezar la casa por el tejado”?
Ante este marco general, ante la ausencia de una hoja de ruta que encauce cambios tan necesarios que establezcan la base sobre la que construir lo demás no nos queda otra alternativa que hacer de ello nuestra propia batalla, la de cada uno de nosotros, desde todos los ámbitos y muy especialmente desde nuestra futura posición como profesores, y también por qué no, como guías de los alumnos a los que algún día daremos clase.

BIBLIOGRAFÍA
El valor de la educación financiera, Antoni Ballabriga , El País
http://economia.elpais.com/economia/2014/07/18/actualidad/1405700602_540231.html
Informe PISA 2012 España:
http://www.oecd.org/pisa/keyfindings/PISA-2012-results-spain-ESP.pdf
Informe sobre la  Igualdad y prevención de la violencia de género en la adolescencia, Universidad Complutense y Ministerio de Igualdad:
http://www.msssi.gob.es/ssi/violenciaGenero/publicaciones/colecciones/PDFS_COLECCION/libro8_adolescencia.pdf

miércoles, 7 de enero de 2015

Qué deberíamos aprender en el cole

Por Jemo

Existe una serie de contenidos que todos sabemos y damos por hecho que deben aprenderse en la escuela. La ley así lo refleja dictando los temarios y competencias que el alumnado debe adquirir según el curso en que se encuentre. Pero cuando pensamos en la educación, a menudo nos cuestionamos qué es lo primordial o lo que más nos interesa fomentar en los alumnos. Un profesor no debe preocuparse únicamente porque se superen los contenidos de examen, sino que casi de forma involuntaria, se involucra activamente en el proceso de crecimiento y madurez de un grupo. Suponiendo además una figura importante que si cala como es debido, el alumno recordará a lo largo de su vida.
Una entrada anterior sobre la escuela Paideia me hizo reflexionar también sobre lo mismo, ¿la escuela debe preparar para la vida o para contenidos? Obviamente, sea el tipo de educación que sea, siempre debería partir de unos referentes reales que consigan preparar para una situación de futuro. Labores esenciales, principios de convivencia y solidaridad, trabajo en grupo… pero el problema surge cuando un sistema flojea en estos puntos y dirige al profesorado a afrontar sus clases olvidando esos principios básicos. En el documental “Entre maestros” se observa algo de esto. Carlos González, profesor de matemáticas y física en secundaria durante 24 años, llegó a sentirse encerrado por no hacer despegar su propio potencial y, lo que le dolía más, que no pudiese despegar el de sus alumnos. Es por esto que decidió salir del sistema y escribir “Veintitrés maestros, de corazón. Un salto cuántico en la enseñanza”, libro en el que narra cómo haría las clases si no tuviera ningún impedimento por parte de dirección u otro estatus mayor. Con la película documental dirigida por Pablo Usón, se le brinda la oportunidad de hacer real lo que expone en su libro. Y tras un casting en el que los alumnos reconocen su poca confianza en el sistema, una falta de motivación y, sobretodo, inseguridades propias de la edad, son once los elegidos que realizan finalmente el curso intensivo de doce días. Sin influencias de otro temario exterior, Carlos González puede ir directo al grano, y es así como centra sus intenciones en unas clases de conocimiento personal, una práctica sobre el principio isocrático de conocerse a uno mismo y despertar un sentir de sabiduría interior propia de la que los demás también puedan aprender.
Es curioso como el profesor, al tener libertad en su tarea de divulgar una nueva forma de entender la educación, se centra en el autoconocimiento y la formación de valores; en crear ambientes que ayuden a descubrir el potencial interior del alumno y ahondar en las claves de la experiencia: respeto, confianza y provocación. También interesante es la dinámica que utiliza para hacer visibles los diferentes personajes que se adoptan en el aula, sobretodo por el hecho de hacer que los adolescentes también sean conscientes de ellos, llevando al final a que uno se ponga en el lugar del otro.
Existen además proyectos creados directamente para este tipo de asuntos que pueden parecer “extra académicos” y, en muchas ocasiones, relacionados con el ámbito artístico. Es el caso por ejemplo de “Crea y Educolabora!”, que parte de la teoría pedagógica crítica y de la educomunicación promoviendo el pensamiento crítico a través de la creación audiovisual. Una primera etapa del proyecto planteaba una serie de preguntas para preparar discursos audiovisuales:

  • ¿Cómo transformar el mundo a través de la educación?
  • ¿Cuál es la educación que quieres?
  • ¿Cuál es la escuela que quieres?

Cada persona, tanto alumnos de todos los cursos como cualquier trabajador del centro,  tenía como tarea responder a esas preguntas de una forma poética, informativa, metafórica… y después, con objetivo de que los participantes tomasen un rol activo en el proceso de aprendizaje, el material sería subido a la red dejando todo a disposición de que pudiese consultarse. Recopilando algunas de las respuestas de estos vídeos, la mayoría remitían a los conceptos de “imaginación, altruismo, empatía, amor, comprensión, solidaridad…”, rechazando los de “discriminación, racismo, conflictos, desigualdad, intolerancia…”. Se demandaba una “escuela libre en la que aportando nuestro granito de arena se construya un mundo mejor”, “libre y participativa donde todo el mundo cuente”; “educación que repercuta en la adultez”, que “atienda otras expresiones creativas y corporales” y “forme personas en valores e igualdad”. Todos principios humanos de convivencia y ninguno referido a la competencia o la superación de niveles. Dirigidos en su mayoría a generar una motivación al aprendizaje como algo natural. Una escuela que también cuente con el entorno de quienes la forman donde todo tenga cabida y cada uno aporte lo suyo.
Se hace por lo tanto necesario un giro en los planteamientos de la educación en muchos centros. Y no es que vayan desencaminados en la gran mayoría de casos, sino que simplemente el currículo debería adaptarse más a unas necesidades reales de creación de hábitos de buena voluntad y que exista un proyecto educativo colaborativo de todos. Que alumno sea tan receptor como emisor. Quizá como expone “Cultura Libre y Educación Hacker”, vinculando con la idea de Pekka Himanen en torno a una ética hacker que va más allá de los ordenadores, y fomentar una cultura compartida y crítica. No quiere decir esto que se abandonen los libros y contenidos teóricos, pero sí que como docentes nos centremos en las cosas más importantes y esenciales para dotar de herramientas que ayuden en el futuro.

“Enseñar no es transferir conocimiento, sino crear las posibilidades de su producción o de su construcción… quien enseña, aprende al enseñar y quien aprende enseña al aprender…”.
Paulo Freire

Carrera fácil

Por Maba

Dicen que la carrera más fácil es la de profesor de primaria... ¿Cómo es posible que la carrera que forma a las personas de las que va a depender la educación de los individuos del futuro pueda considerarse la más "fácil" de todas? Ya no se trata del grado de dificultad, sino de que todo el mundo esté capacitado y tenga la suficiente vocación como para llevar a cabo ese papel tan importante para la sociedad. Todos hemos desarrollado un odio tremendo hacia los "filtros" a los que estamos sometidos (la Selectividad) a la hora de poder elegir qué carrera elegir. Medicina, enfermería y algunas ingenierías tienen una nota de corte desorbitada, y la vocación (algo muy difícil de cuantificar) pasa a un segundo plano frente a la nota obtenida hasta entonces. Pero nos atrevemos a devaluar la carrera de magisterio porque resulta fácil acceder a ella debido a que la nota de corte no es elevada. Además, probablemente el plan de estudios no sea el realmente adecuado, que falten asignaturas verdaderamente importantes para esa formación de buenos educadores, y que al finalizar la carrera los graduados no se sientan capacitados para ejercer. Sin embargo, estamos hablando de algo importante, de la carrera que eligen los futuros maestros y profesores, quienes, desde mi punto de vista, poseen el medio más útil para cambiar el mundo: la educación. Ya la cuestión es que esos futuros educadores reciban una formación que les permita provocar el cambio siempre a mejor.
El otro día en La Sexta Noche apareció un personaje que, últimamente, está cobrando bastante importancia en este país. Se trata de César Bona, maestro de un colegio público de Zaragoza, y candidato al 'Nobel' de los profesores. En la entrevista se trataron temas muy interesantes relacionados con la educación, y nos ayuda a comprender los métodos (catalogados como revolucionarios) utilizados por este maestro, a través de los que ha llegado a alcanzar grandes metas.

http://www.lasexta.com/programas/sexta-noche/entrevistas-completas/entrevista-completa-cesar-bona-ley-wert-pasamos-educar-competitividad-lugar-tolerancia-cooperacion_2015010400009.html

sábado, 3 de enero de 2015

¿Cuestión de credibilidad?

Por M. B.

José Antonio Abreu ha creado la revolución de la música, ha formado una red de más de 500 mil jóvenes y niños músicos en Venezuela, con la consecuente creación de infraestructuras aptas para ello. Una de las cuestiones más interesantes de su pedagogía es cómo utiliza, según sus propias palabras, el instrumento musical como un gancho que integra al alumno en otra colectividad alejada de su entorno marginal.
En cuanto a esta última idea de resiliencia del chico o del alumno, el informe PISA destaca que cuanta más autoconfianza y motivación tenga, mayores serán las posibilidades de cambiar su situación (informe Nº 5). Continua diciendo que la motivación que surge de un estímulo externo (como la posibilidad de encontrar un trabajo o ganar un buen sueldo en el futuro, ect.) es más débil que la motivación que surge de un estímulo personal e interno; en el caso de la orquesta de Venezuela el estímulo es el instrumento, junto con todo lo que éste conlleva, da al alumno la oportunidad de sentirsevalioso, vital; según José Antonio Abreu lo peor en el caso de estos niños no es la pobreza:
‘Lo más miserable, lo más trágico de la pobreza, no es la falta de pan y de techo, es el sentirse nadie, el no ser nadie, el carecer de identificación, el carecer de estima pública, el ser ignorado’(Abreu, J.2009, febrero)
Es decir, encontramos que la motivación, la actitud y la creencia en lo que estamos desempeñando, son cuestiones fundamentales y pueden hacernos converger en unos resultados u otros.
Siguiendo con la fundamentación de la idea, el informe PISA la demuestra materializándola en datos concretos: por ejemplo el informe número 3 nos dice que ‘si el alumno cree que es importante una materia obtiene más rendimiento’.También ocurre en las relaciones dinámicas de grupo, según los informes de la OCDE, ocurría por ejemplo que en las actividades entre padres e hijos (informe Nº 10), no resultaban más beneficiosas si la familia dedicaba más o menos tiempo, o si estás actividades eran más complejas o menos, sino que el factor que hacía variar más los resultados era si el alumno creía que dichas actividades eran fruto de un auténtico interés y suponían una implicación activa. También de nuevo muestra la importancia de su actitud: la relación del alumno con el profesor (informe Nº 4), eran notablemente mejores cuando se tenía la creencia de que‘el profesor escucha lo que realmente tengo que decir’.
En conclusión, creo que la idea del también llamado efecto Pigmalión, a priori idílica y poética, se encuentra fundamentada en proyectos como los de José Antonio Abreu, en los datos del informe PISA, etc.Pudiendo afirmar que nosotros mismos y nuestro entorno proyectamos una imagen, cuanto más estimulemos esa idea positiva en los otros, y más arraigada esté en lo individual mejor será el desenlace.


REFERENCIAS CITADAS EN EL TEXTO:
Abreu, J. (2009, febrero). José Antonio Abreu: Niños Transformados por la música. [Archivo de video].Recuperado en: http://www.ted.com/talks/jose_abreu_on_kids_transformed_by_music?language=es#t-658638