sábado, 23 de noviembre de 2013

Sir Ken Robinson

Propuesta para un debate, por iniciativa de Zaida

4 comentarios:

  1. Inglaterra preocupada y apostando por un pensamiento divergente. Ahora, en plena crisis: Económica y sobre todo de valores. La vieja fábrica del oro, no deja de sorprender...

    El guerrero Gerónimo.

    ResponderEliminar
  2. Respecto a lo que dice el guerrero, en mi opinión deberíamos mirar más hacia Inglaterra y menos hacia el sistema alemán que propone la ley nueva recientemente aprobada en el congreso, ya que Alemania ha demostrado a través de su historia tener una menor capacidad de adaptación,flexibilidad y cambio que Inglaterra; salvo que sea a través de guerras. Y siguiendo con el tema hay dos puntos en los que Ken Robinson da en el clavo, lo primero el sistema educativo actual se desarrolla en el siglo XIX (aunque se crea en el XVIII) y es fruto de una sociedad diferente a la actual. Es una sociedad socialmente más injusta, por lo que desde un punto de vista ético actual se consideraría una sociedad peor e intelectualmente menos avanzada. Muchos de los paradigmas de esta etapa han sido sustituidos, pero parece que se mantienen los educativos. En la sociedad actual se juega con una mayor consciencia de la subjetividad y una mayor capacidad crítica.
    El segundo punto que plantea y con el que la mayor parte de las personas que le escuchan se sienten identificadas es con el tema del fracaso escolar. En el sistema que tenemos se valora sólo un tipo de inteligencia y se entiende que hay dos tipos de alumnos, los que aprueban y los que suspenden. El problema productivo es qué hacer con los alumnos que suspenden. La respuesta alemana es que aquellos que no sirvan para entender a Descartes arreglen coches. Lo que entiendo que propone Ken Robinson es que esos seres considerados “zopencos” por la sociedad también tienen un material creativo útil para el sistema y para comprobarlo realiza los test de capacidad creativa desde que son pequeños hasta que la van perdiendo a medida que avanzan en el sistema educativo. Lo que no explica es cómo hacerlo.
    Los posibles inconvenientes de un modelo inspirado en estos planteamientos son básicamente de dos tipos, el primero de materia práctica. Cómo llevarlos a cabo, cómo se enseña de una forma que no se “destruya” la capacidad creativa de los alumnos. ¿A través del constructivismo? ¿de pedagogías libertarias?. Estos modelos tienen un sinfín de resultados negativos relacionados con el segundo problema que a continuación expongo ¿es aceptable en nuestra sociedad fomentar el pensamiento creativo desde la escuela? En la sociedad española, en las modernas sociedades de Ken Robinson puede que se den otras circunstancias por influencia del moderno mundo laboral; la creatividad con su necesidad de cambio y de romper con las normas establecidas puede ser incompatible con una correcta socialización del niño. Aunque tal vez éste también sea uno de los planteamientos de Robinson ¿Acaso es cierto que la sociedad actual es tan distinta de la del siglo XIX? Hay muchos valores que se mantienen, todas las formas de organización tienden a su propia conservación, por tanto; si nos preocupamos siempre por los problemas de socialización de un modelo educativo que propone en sí mismo el romper con las normas establecidas, ¿cambiarán alguna vez estos modelos del siglo XIX?. De acuerdo en que muchos de los modelos modernos de educación han sido experimentos fallidos, pero está claro que los modelos sociales y educativos que tenemos van a tener que cambiar porque no se adaptan al nuevo contexto socio-económico que se está imponiendo.
    Elena Fernández G-C (lo de María Isabel era un Pseudónimo que ahora no sé cómo quitar)

    ResponderEliminar
  3. Considero que se puede hacer una lectura muy positiva de varios aspectos de estas teorías de Ken Robinson. Como puede ser el asunto de potenciar el pensamiento divergente, el trabajo en grupo, y cierta libertad para combinar grupos de edad o hacer clases más irregulares y no tan estandarizadas.
    Me parece muy positivo potenciar la imaginación,combinándola con el aprendizaje memorístico en ciertas cuestiones. Considero que lo ideal es proponer un aprendizaje equilibrado en este sentido: que vincule lo divergente y lo convergente. Actualmente nos encontramos con un aprendizaje demasiado memorístico y convergente, pero es cierto que el alumno también debe acostumbrarse a este tipo de cuestiones pues no tienen porque ser aburridas: son difíciles o conllevan esfuerzo; pero los chavales no se tienen porqué aburrir o despistar escuchando a un profesor con su pizarra. Y en esto discrepo en parte con Ken Robinson:
    Por un lado me atrae esa visión más lúdica del aprendizaje que propone, pero por otro no creo que sea necesario barrer todo lo anterior tan drástica mente. Si los niños se distraen en clase, en parte es porque no están acostumbrados a atender, ni a escuchar, ni a tener paciencia; están acostumbrados a que se lo den todo "mascado", a esforzarse lo mínimo y sobre todo a no profundizar, porque se cansan de todo y tienen demasiado para elegir; esto les produce un nerviosismo a la hora de centrarse en una cuestión en concreto, y por ello se distraen. Pero no creo que su distracción sea culpa de la escuela en toda su sentido, como propone Robinson; en parte es al contrario, es el único espacio donde te enseñan ciertas claves, que en este mundo tan rápido y ambicioso es complicado encontrar. Además paradójicamente, también este tipo de clases más tradicionales te aportan unas bases buenas con las que puedes luego imaginar o encontrar nuevas respuestas con más nitidez.
    Por lo tanto me parecen positivas muchas de las cuestiones de Ken Robinson, pero una cosa no quita la otra: las nuevas propuestas se pueden ligar a las anteriores; y combinar las iniciativas. El déficit de atención debe de tratarse sobre todo desde las casas, desde el ocio de los niños, desde su convivencia familiar: depende más de todo esto que de la escuela. Sí estoy de acuerdo con Robinson en no "empastillar" a los nños; y desde luego que la escuela necesita muchos cambios, pero no por esta cuestión.
    El niño no puede encontrar un mundo tan separado entre la escuela y su dÍa a dÍa, y la escuela debe actualizarse en muchos sentidos, y proponer nuevas dinámicas más acordes con la forma de vida del alumnado. Pero los alumnos tienen que estar formados en todos los sentidos, y desarrollar capacidades de todo tipo: la creativa por supuesto que sí (que además yo valoro especialmente por mi materia), pero todas las demás también. De hecho lo ideal seria que se combinarán en todas las materias, lo académico no tiene que ser negativo, ni algo del pasado, siempre que combine como ya he comentado.

    ResponderEliminar
  4. Después de ver este video, vuelvo a reflexionar acerca del sistema educativo vigente en este país y en los países occidentales y de cómo se han desarrollado las influencias de la revolución industrial y la ilustración en el modelo educativo actual, la estandarización del perfil de talento académico. Cuando nos habla del deterioro de la capacidad de pensamiento divergente y el ascenso de diagnósticos de TDAH, coincido con la idea de que es una epidemia moderna y "ficticia", se llama TDAH, Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad, ya que los niños están viviendo el período de estímulos más intenso de la historia de la humanidad, y por eso son penalizados, porque se distraen. ¿De qué? De cosas aburridas, la mayor parte de la escuela. Y por esto ¿medicamos a los niños?
    Si tomamos nuestro campo como ejemplo, el arte como ejemplo, se dirige especialmente a la idea de experiencia estética, esta experiencia estética se produce cuando nuestros sentidos operan en su máxima expresión, cuando estás impactado de entusiasmo por lo que estás viviendo, cuando estás totalmente vivo, y los medicamentos no ayudan a que esto ocurra.
    Por lo que respecta a la educación, para mí, tras haber hablado de esto con mi entorno más cercano llego a la conclusión:una postura a favor de la creación de un sistema propio, ya que su producto sería una educación mucho más real y adaptada al contexto del propio alumnado, apoyando de manera importante el desarrollo de la cultura propia, así como de conservación de la misma, asegurando un futuro estable ,cierto es, que una cosa es dar guías, para que se elijan caminos, se transiten caminos, otra cosa (que es lo que actualmente sucede) es que no sólo te impogan el camino a transitar sino también la forma de transitarlo….eso es necesario cambiar…

    Sin embargo, mi postura es también contraria a esta idea, pues por un lado pensamos que esta posibilidad se vería un poco truncada en lo que a recursos económicos y humanos se refiere, debido a la situación que vive actualmente la economía en este país y en general, y que afecta de lleno a la educación. Además creeo que lo realmente necesario y útil sería adaptar el sistema ya establecido a los diferentes contextos, teniendo en cuenta las características propias de cada lugar, asegurando unos procesos educativos mejores al trabajar en el entorno teniéndolo en cuenta, que los políticos dejasen de llevar las riendas en lo que se refiere a educación sería favorable para todos.

    ResponderEliminar