sábado, 12 de enero de 2013

Valores humanos. ¿Dónde?


Por Javier Carrera

Los valores humanos son algo extraordinario.  Se pueden ver por todas partes pero nadie se fija.  El carnicero generoso, el abogado honrado, incluso el político no corrupto (si lo hubiere).  Seamos sinceros, no interesa vivir acorde a valores humanos hoy en día.  ¿Quién quiere tenerlos en cuenta cuándo se puede ser un desgraciado y vivir de ello?  ¿Qué se espera de un país, de una sociedad, de un planeta que premia el tener por encima del ser?  Básicamente se espera lo que tenemos.  Esto.  Esta sociedad, con estos "líderes sociales", con estos políticos, con estas ideas en la cabeza, con estos planes de futuro.  Por tanto no es de extrañar que se valore el "tener", lo que por tanto somos, en relación con ostentosos regalos navideños, móviles de última generación, etc., y donde el dinero es sinónimo de validez social para políticos sin estudios, líderes mediáticos sacados de los mejores reality shows, etc.  Así, de repente, sin pensar mucho, me viene a la cabeza un nombre, a ver si lo adivináis: mujer, tele-basura, ex-mujer de un torero.  No hay que ver la tele para saber de quién estoy hablando, pero no os lo digo yo, os lo dice Wikipedia.


Si partimos de la base de lo que dice Wikipedia, esta señora que vamos a llamar B (de burra), es un fenómeno postmoderno.  Eso a mi juicio es decir que esta señora es un fenómeno de la modernidad, de la sociedad moderna española actual.  Lo que está claro es que si B está ahí es por algo.  Por nosotros.  Tanto los que la vemos como los que lo consentimos.    Si este tipo de aptitudes son un referente social entonces los valores que transmite también son un referente,  que todo el mundo subdesarrollado español digiere y asimila.  Finalmente los valores humanos que defiende esta mujer, o al menos los defiende Wikipedia por ella, se pudren y corrompen.  Lo que podría ser una bonita historia de superación personal (que igual lo es) con el título de "chica de origen humilde, luchadora y de buen corazón, una especie de heroína de telenovela clásica" se convierte en eso, en Belén Esteban.  Pero eso sí, no uso el nombre de "B" para nombrarla, sino para calificar el fenómeno social que comprende su persona.    Como decía al principio, los valores humanos son algo extraordinario.  Depende de cada uno digerirlos y por tanto transmitirlos correctamente,  bajo mi punto de vista todo depende de dónde los busquemos.  Lo que está claro es que la televisión no es un buen referente para nadie.

No hay comentarios:

Publicar un comentario