viernes, 21 de diciembre de 2012

Tecnología y educación


Por Alicia Rodríguez

Hoy por hoy “el futuro” está ligado y directamente vinculado desde prácticamente todos los ángulos con la tecnología. En cualquier campo, cualquier disciplina, sea cual sea el ámbito del que te informes, el futuro de ese área siempre está en la tecnología.
Siguiendo esta vertiente, el futuro de la educación también está en la tecnología. Todos los avances que se están experimentando en los últimos años de la tecnología en relación con el aprendizaje y los procesos cognitivos son muy elevados: juegos interactivos para reforzar la memoria, modelos de examen interactivos, etc; métodos de enseñanza y transmisión de conocimientos que se habla ya de introducirlos en las aulas, como estrategias que el profesor pueda tener para propiciar el interés del alumnado por el conocimiento.
Pero no sólo de conocimiento habla la tecnología vinculada y dirigida a la educación, habla también de interactividad y entretenimiento, que el hecho de aprender para los alumnos sea placentero (en este caso, el hecho de que el aprendizaje vaya más encaminado hacia el juego o hacia la disciplina, dependerá del profesor), pero lo más importante es que habla de la sociedad en la que vivimos hoy en día, nuestra forma de comunicarnos, relacionarnos, consumir, crear y compartir productos culturales viene determinada por el uso de herramientas digitales, y eso no debería de pasar desapercibido para la educación.
Es lógico pensar (o al menos proponerse) que programas específicamente diseñados para aprender lúdicamente deberían ser incorporados a las aulas, pero ¿qué pasa con las herramientas tecnológicas de uso cotidiano? ¿Deberíamos plantearnos usarlas en clase como medio al conocimiento? Clay Shirky (Profesor de la Universidad de Nueva York y experto en redes sociales) señala: “No son los dispositivos más innovadores los que introducen grandes cambios en la sociedad, sino las herramientas de uso común como el correo electrónico, los teléfonos móviles o los sitios web. Son, precisamente, aquellas herramientas que una gran parte de la población emplea en su vida diaria”.[1][2]
El dispositivo de uso común por excelencia hoy en día es el teléfono móvil, es la herramienta con la que estamos comunicados las 24 horas del día, consultamos información, interactuamos con la sociedad y somos participantes activos en las noticias de actualidad, y eso en las generaciones más jóvenes se acentúa.
Si nos acercamos un poco a ver las predicciones que IBM hace para los próximos cinco años en el mundo de la tecnología, veremos que las propuestas futuras están enfocadas precisamente hacia la cognición, o “Cognitive Computing”[3]:

Tacto: Serás capaz de tocar a través de tu teléfono.
Oído: Los ordenadores oirán lo importante.
Gusto: Papilas gustativas digitales te ayudarán a comer de forma más inteligente.
Olfato: Los ordenadores tendrán el sentido del olfato
Vista: Un pixel equivaldrá a mil palabras.



Todos estos avances tienen un gran potencial educativo, y si se combinan inteligentemente con un programa bien estructurado, se podrían crear cosas muy interesantes para la integración en las aulas con forma de dispositivo móvil.
Pero en casos de adolescentes, ¿el uso del teléfono móvil no es precisamente una vía de escape?, ¿un instrumento de evasión? Se corre el riesgo de que el hecho de transformar su elemento de desconexión en un instrumento de trabajo haga que pierdan el interés incluso por aquello que más enganchados los tiene en la actualidad. Todo aquello que se convierte en una obligación para ellos sistemáticamente pasa a ser el enemigo, y lo rechazan.
Actualmente, es posible que la respuesta a este interrogante sea que la tecnología no es la solución comodín, es posible que sea un instrumento de apoyo muy significativo, y desde luego nuestra forma de vida esté cada vez más ligada a él, pero eso no quiere decir que sea lo más apropiado, lo más correcto para este momento. Así como se ve en “la educación prohibida” [4], o en cualquier ponencia del señor Ken Robinson [5], (ambos con sus más y sus menos) en la actualidad el problema de la educación es mucho más profundo que todo eso, reside en las raíces, y la tecnología en sí no puede solucionar el problema, no tiene la respuesta.
El uso de la tecnología en la aulas es lo más apropiado en consonancia con la era digital en la que vivimos, pero no lo es tanto en consonancia con el momento histórico que nos está tocando vivir. Son dos carreras paralelas, que son completamente opuestas. La era digital es un mundo de riquezas, de actualidades y actualizaciones, de novedades y últimos diseños; y el momento que estamos viviendo ahora mismo en nuestro país nos impide siquiera soñar con semejantes pulcritudes. Ahora mismo hasta los profesores escasean y no podemos esperar (al menos de momento) que la tecnología vaya a suplir tamañas carencias. Hoy por hoy lo más lógico que se puede hacer para mejorar el aprendizaje en las aulas de forma tecnológica es ser imaginativos y buscar soluciones palpables y creativas, como por ejemplo la iniciativa de Marea Verde que ha creado una editorial de libros de texto gratuitos para las aulas con licencia Creative Commons [6].
Ése es un rumbo muy apropiado que podría tomar la escuela en estos momentos: ser creativos apoyándonos (y trabajando duro) en las tecnologías que están al alcance de la mano de todos, utilizando software gratuitos, hacer redes de conocimiento grupales y compartir conocimientos mediante el uso de Internet  Pero estos sistemas son rumbos e iniciativas que están tomando más bien los profesores para ayudar a sus alumnos y poder darles la mejor calidad de enseñanza que esté en sus manos (siendo ya conscientes del cambio que se debe dar). Es posible que alguno de estos métodos funcionen mejor en el ámbito universitario, dado que la madurez del alumno le permite implicarse más en el trabajo de grupo ¿pero y en los institutos? con el problema de base del que hablamos anteriormente ¿podrán admitir y ser activos en el trabajo grupal en el aula, aunque sea a través de la tecnología y los dispositivos móviles?

Referencias:

[1]http://www.artfutura.org/v2/artthought.php?idcontent=10&idcreation=70&mb=3
[2]http://en.wikipedia.org/wiki/Clay_Shirky
[3] http://alt1040.com/2012/12/predicciones-de-ibm?utm_source=self&utm_medium=banner&utm_campaign=Destacados%2BHome
[4] http://www.educacionprohibida.com/
[5] http://www.youtube.com/watch?v=_VTz1JJGYGY
[6] http://www.apuntesmareaverde.org.es/

No hay comentarios:

Publicar un comentario