martes, 21 de febrero de 2012

El "arte" de… la palabra


Por Claudia Pérez Andrés

En la página web del partido que ahora preside el Gobierno, encuentro unas palabras muy bonitas y por desgracia muy vacías. En "nuestras ideas", es decir, sus ideas, tocan unos puntos de los que parecen no ser muy consecuentes, entre ellos (por centrarme en uno):
"Defendemos la reforma de la LOE para establecer la consideración de autoridad pública de maestros y profesores en el ejercicio de sus funciones y aprobar un Estatuto Básico de la Función Pública Docente que garantice el reconocimiento social, laboral y económico de la figura del profesor."
A unos meses de las oposiciones se cambia el temario, la mayoría de Comunidades Autónomas no sacarán plazas y las que ofertan lo harán en un número reducido, por ejemplo Madrid. Madrid sacará 150 plazas mientras que 1.500 profesores/as dejan plaza libre este año en esta Comunidad Autónoma, si las matemáticas son exactas ¿cómo puede ser?, ¿se han dejado un 0?, pues no, esto implica profesores/as trabajando más horas y aulas con más alumnos que se traduce, entre otras cosas, en cierre de bibliotecas de los centros (ya esta pasando), dificultades en la atención a los alumnos y en las adaptaciones curriculares, eliminación de materias optativas en las que haya un grupo reducido de alumnos… en general el detrimento de la de la calidad de la educación pública.
Si esto es "reconocimiento social, laboral y económico", que se queden los políticos el reconocimiento. Haciendo referencia a un artículo de opinión que leí hace poco, ¡qué Wertgüenza!.

2 comentarios:

  1. No se si has leido esta noticia Claudia; http://elpais.com/diario/2009/09/19/madrid/1253359454_850215.html

    ¿Qué puedes esperar de un profesor que tiene clases superpobladas y exceso de horario? Con razón tiene que sacar una ley de autoridad del profesor... Por un lado la dan por ley y por otro la quitan...

    ResponderEliminar
  2. No lo había leido. Me río por no llorar, es como poner un chicle a una fuga. Creen que la tarima solucionará un problema que consiste en algo más profundo. El respeto de los alumnos hacia el profesor se consigue por otros medios, poner una tarima y duplicar el número de alumnos no es una solución.
    La autoridad y el respeto son dos cosas muy diferentes y Espe nos vuelve a demostrar que quiere que regrese otra época, la época que asomó el hocico el 20 por Valencia, una que nuestros padres y abuelos conocen bien y que no quieren para nosotros.

    ResponderEliminar