martes, 31 de enero de 2012

FINLANDIA BIEN, ESPAÑA NO TANTO


Por Jesús Palacios

Como todos sabemos, la situación de la educación española está en debate debido a los malos resultados tanto individuales como generales. Algo está pasando en el entorno educativo que no acaba de cuajar, traduciéndose en constantes bajadas en el nivel según el Informe Pisa.
Por el contrario, otros sistemas de países occidentales como Finlandia,  han obtenido muy buena posición en dicho informe. ¿Por qué les va tan bien en Finlandia?
La primera y sustancial diferencia que existe entre el sistema español y el finlandés, es el desarrollo del currículo o más bien, podríamos decir “la mala aplicación” de este. El finlandés es un currículo muy concreto, donde además de hacerse  gran hincapié en la importancia deldominio del lenguaje formal materno, se determinan sistemas de evaluación muy específicos y poco flexibles. Por ejemplo, en 5º de primaria (primer grado en el sistema finés) se exige que el alumno haya adquirido una capacidad de lectura fluida; en 6ºde primaria, una comprensión clara y saber redactar; en 7º, capacidad de síntesis de textos más complicados,…; y si por un casual el alumno no llega a esos mínimos (sobre todo se señalan los objetivos mínimos en cuanto al lenguaje), el alumno no pasará al siguiente curso; sin esos mínimos relacionados con la lectura y la comprensión, sería absurdo dejarlo pasar a niveles superiores, ya que sin esa capacidad, no podrá aprender ninguna otra asignatura, y por consecuencia, se desmotivará. Otro dato interesante, es que los alumnos finieses tienen menos horas lectivas que los españoles. Aunque parezca contradictorio, esto es así para un mayor rendimiento del alumno, se prefiere poco-pero bien aprendido. Se apuesta por menos horas, pero con contenidos más concretos y sistemas de evaluación más estrictos.
El currículo del sistema educativo Español es menos concreto que el finés, donde los conocimientos-objetivos mínimos por etapas quedan difusos y con múltiples formas de interpretación por parte del que lo aplica. Además, es mucho más flexible en cuanto a objetivos sobre el lenguaje; si un alumno no ha aprendido a “X” edad a leer de manera fluida, se le pasa al siguiente curso, donde ya lo perfeccionará; en cuanto a la comprensión y capacidad de redacción y sintetizar, tanto de lo mismo… El alumno pasa y pasa de curso, y nos encontramos que llegan a segundo ciclo de E.S.O. con una capacidad lectora nefasta, o con una deficiente comprensión sobre lo que han leído. Entonces nos preguntamos, ¿Qué han podido aprender cuando han estudiado ciencias naturales, historia, geografía, … en cursos inferiores si realmente de lo que estaban leyendo no estaban enterando de nada?
Otra diferencia notoria es la gran oferta de Formaciones Profesionales que existe en Finlandia, y siempre en constante renovación y actualización, adaptándose a las necesidades laborales. Con esto los alumnos que no deseen cursar estudios superiores, tendrán la opción de una formación profesional. Aquí en España el sistema de F.P. no está planteado mal del todo, pero el problema es la poca oferta pública de algunas especialidades para contrarrestar la demanda existente. Entonces la única opción restante es la de la formación privada, y parte de esa demanda no puede asumir los costes. También tendrían que estar en continua renovación las ofertas de F.P., ya que algunas poseen contenidos anticuados o directamente no existe el F.P como tal. Ejemplo de esto lo encontramos en el grado medio de artes plásticas, que está ofertado, pero actualmente no se está impartiendo en ningún lugar.
También la disciplina y los buenos hábitos de estudio desde temprana edad, son requisitos indispensables en el sistema finlandés. Se cree en la motivación mediante tareas progresivas,el hacer que adquieran buenos hábitos mediante un esfuerzo progresivo. Para adquisición de dichos hábitos, es muy importante la colaboración conjunta de profesor-familia. Las familias suelen estar de acuerdo con los profesores en sus decisiones, cosa que aquí en España cada día se da en menos ocasiones (no hay más que preguntar a cualquier profesor de educación obligatoria.
El papel del profesor es crucial en Finlandia para obtener unos buenos resultados en la formación y la educación.  Según contó la Catedrática sueca IngerEnkvist, en su reciente visita a la facultad de Educación de la Universidad Complutense de Madrid, los estudios superiores de profesorado y magisterio en Finlandia son reservados exclusivamente para la “elite”, donde sólo pueden matricularse alumnos con expedientes extraordinarios. Aquí en España con un aprobado en selectividad, es suficiente. Además, en Finlandia se realizan dos entrevistas personales para la selección de matrículas.
Para poder analizar el por qué  a Finlandia le va tan bien en el tema de la educación, y por qué a España no tanto, también hay que investigar sobre los diferentes contextos existentes entre los dos países (como los sociales y geográficos, culturales,…) y cómo estos afectan también en la educación.
Finlandia es un país con un entorno natural frio, el ambiente “de calle” tiene menos éxito que aquí en España, por lo que se pasan más horas en el hogar, sobre todo los jóvenes. Además, las horas de luz en invierno son pocas por no decir nulas en muchos puntos del país. En cuanto a la sociedad laboral, Finlandia es un país donde el trabajo  en el campo (sobre todo la agricultura), es una salida a la que no se opta, por lo que la conciencia de una formación profesional, ya sea al nivel que sea, está presente en todos los estudiantes fineses desde temprana edad. Todos estos puntos hacen que sea un ambiente más propicio para el estudio. En España, en cambio, la sociedad se mueve de otra manera. No se puede generalizar, por supuesto, pero sí que se puede apreciar que en la cultura española es una cultura más abierta, donde la calle es un lugar importante para las relaciones interpersonales. En resumen, se pasa más tiempo en la calle, sea esto por el clima más cálido de España, o por cultura propiamente dicho. En cuanto al contexto laboral, España es un país donde la agricultura y la ganadería tiene un gran peso, por lo que muchos jóvenes, sobre todo de las zonas rurales, tienen la idea desde que llegan a la escuela (bien sea por ellos mismos, o bien sea inculcado desde pequeño por sus padres) de que van a trabajar en el campo, y que  -“para qué necesitan ellos aprender eso, si pal´ campo no los vale”-.

Conclusión
- La importancia de un buen dominio del lenguaje desde temprana edad es fundamental para la formación del alumno, así como para que no pierdan la motivación y el interés de aprender.
- El currículo de nuestro sistema no está mal redactado, pero si convendría que fuese más concreto y hacer alguna actualización, y sobre todo, hacer un esfuerzo por cumplirlo de una manera más regular.
- El sistema español alimenta la cultura del alumno del “no esfuerzo”, pasando a algunos alumnos de curso en curso sin haber llegado a unos objetivos y conocimientos mínimos y adecuados a su edad, sobre todos los relacionados con el dominio de la lengua materna (fundamentales para poder aprender otras áreas/asignaturas).
- No se trata de poner un 3º año de bachillerato (véase el ejemplo finés), si no que los contenidos de las asignaturas sean más concretos y funcionales. En cambio, sí se debería de regir el método de selección de los futuros profesores, y sobre todo, que la propia formación de esos futuros profesores sea la correcta.
- Alumno-profesor-familia deben ir de la mano en el camino de la educación.

1 comentario:

  1. Sobre el sistema finlandés, me interesa destacar:
    1. Los colegios finlandeses que hay en España funcionan igual que en Finlandia. No es relevante la influencia del "entorno natural"
    2. La selección de profesorado se hace partiendo de expedientes brillantes. En Finlandia los profesores y maestros tienen bastante prestigios social
    3. El modelo procura contrapesar, mediante la atención personalizada, los problemas inducidos por el entorno familiar, sobre todo, en los niveles elementales. Fundamental: entender las necesidades evolutivas individuales
    4. Los profesores están bien pagados y, como personas, tienen un papel muy importante, sobre todo en los primeros años: el profesor acompaña a los mismos niños durante varios años (desde los 6-7 años)
    5. El sistema infunde la autoevaluación a los niños desde edad muy temprana (6-7 años)
    6. Se antepone el desarrollo de aptitudes y capacidades sobre la transmisión de conocimientos.
    7. En Finlandia todos los colegios son gratuitos
    8. La inversión por alumno en Finlandia es un 15-20 % superior a la española
    9. Refuerzo del sistema de cohesión social entre los alumnos ("sociedad educativa").
    10. El problema de la comprensión lingüística: uno de los objetivos fundamentales del sistema finlandés es conseguir, en fases tempranas, automatizar la lectura, de modo que el esfuerzo de leer no sea superior a la satisfacción de comprender.
    11. En las primeras fases se recomienda 1 profesor por cada 13 niños o 2 por cada 20.

    http://www.finlandia.es/public/default.aspx?nodeid=36870&contentlan=9&culture=es-ES

    http://www.oph.fi/sitemap

    ResponderEliminar