lunes, 28 de noviembre de 2011

¿El Paradigma de la Educación?

Por Virginia Wollstein



He encontrado este video paseando por Internet y me gustaría resaltar unas ideas claves que me parecen interesantes.
En el video se resaltan algunos hechos que le servirán de base para explicar su paradigma. Indica que muchos países están ahora mismo en fase de reforma del sistema educativo, pero que se hace teniendo en cuenta solo dos parámetros: las razones económicas y las culturales. En cuanto a las razones económicas, las rechaza ya que apenas podemos saber cómo va a ir la economía la próxima semana, aún menos dentro de unos años. Sobre las razones culturales solo indica que se está intentando legar a las nuevas generaciones la cultura, compaginando esto con la globalización. En este punto no da más explicaciones, ni aporta información.
Indica que la razón fundamental para educar a un niño es para el futuro, aunque él mismo no se da cuenta que queda rebatido por su propio razonamiento sobre las razones económicas: si no sabemos como vamos a estar dentro de una semana, ¿cómo vamos a preparar a un niño para el futuro?
            Explica que el sistema educativo es lo que hemos heredado de la Ilustración, el primer momento en la historia en el que aparece la educación pública, gratuita y obligatoria. En aquel momento solo se estudiaban los textos clásicos y las ciencias y nadie se planteaba ir más allá.
            Sin embargo, en la actualidad los niños son sometidos a una serie de estímulos llamativos desde que nacen y a continuación no son regañados por no prestar atención, lo que lleva a medicarles. El ejemplo que pone me parece muy aislado y creo que se deberían buscar más razones para todos los niños que son medicados por déficit de falta de atención.
            Cree en la educación de las artes plásticas y en implementar este modelo en otros ámbitos de conocimiento. Según él no solo no deberíamos dejar de medicar a los hijos (que insisto, este dato me parece una extrapolación) sino que deberíamos “despertar” a los niños, es decir, activarles con experiencias estéticas que les hagas “sentir vivos”. Bajo mi punto de vista no se debería enseñar a los chicos cosas que les toquen los sentidos y les emocionen y les afecten. Ante todo deben aprender a saber enfrentarse a la vida, lo que implica muchas veces esfuerzo y sacrificio. A parte de esto no traduce cómo exactamente hay que “despertar” a los niños.
Critica que actualmente en las escuelas no se debería “empaquetar” a los niños por grupos de edad, ni tampoco impartir las materias como bloques separados. En este punto estoy de acuerdo en parte. Los niños están repartidos por edades debido a su madurez como persona, intelectual y física. Todo va de la mano. Si un niño es inteligente por encima de la media de la clase, pero aún no ha madurado en otros aspectos, quizá subirle de nivel pueda ser para él un motivo de frustración. En este punto debemos atender a lo que dicen los psicólogos que son quienes conocen en detalle el proceso de madurez de los niños.
Lo que creo que sí vale de este paradigma, en cambio, es el hecho de los bloques de materias. Creo que una mayor transversalidad no solo puede ser bueno para reforzar los conocimientos adquiridos y aprehendidos, sino para darle un sentido y a aumentar la motivación del chico.
Respecto a la motivación, el autor saca a relevancia otro tema: los propios niños son lo que ahora no quieren estudiar ya que saben que no lo necesitan para sobrevivir. Tener un título ya no es garantía de futuro. De este modo tenemos que mostrarles no solo estudiar no sirve solo para tener un título, sino para formarnos como personas y profesionales en todos los aspectos, de tal manera que esos conocimientos sean teóricos y prácticos.
Como punto final, y con el cual estoy de acuerdo, indica que las escuelan deben adaptarse a cada niño atendiendo a como aprende mejor. No se debe tender a la estandarización. Hay que favorecer el pensamiento divergente y creativo. Si bien es muy difícil de llevar a la práctica, también hay que tener en cuenta que la mayoría de los chavales tendrá unas necesidades similares en cuanto a educación se refiere. Hay que tender hacia la adopción de las necesidades de cada uno, basándose en un modelo flexible y transversal.







5 comentarios:

  1. Todos los profesores son tontos. Todos los profesionales del sistema educativo son malvados y perversos. Todos... menos Ken Robinson

    ResponderEliminar
  2. Veo un problema, a mi parecer bastante gordo, en el modelo que presenta Ken Robinson y por regla general la mayor parte de los teorías de la educación que he visto ultimamente: se preocupan mucho sobre cómo deben darse los contenidos pero bastante poco de los contenidos que deben de darse, es más, en ocasiones parece que los contenidos no son importantes o incluso que llegan a molestar. Robinson parece dejar a entender, en su teoría sobre el pensamiento divergente, que la escuela/sociedad anula al individuo como ser creativo pero no da una idea de como esto puede evitarse en los colegios sin caer en la creencia de que cualquier conocimiento universal es dañino.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. La distribución por edades: Afirmas que un niño es inteligente por encima de sus compañeros podría sufrir frustración si se le sube de nivel, por lo que habría que analizar los consejos de los psicólogos para el buen desarrollo del menor. En esto creo que no hay discusión posible pero, ¿qué pasaría si lo correcto y más adecuado para el niño fuera ese cambio de nivel? Que nos toparíamos con el sistema educativo que tenemos. La poca flexibilidad de sus reglas perjudican únicamente al alumno que, como dice el autor del vídeo, sigue inmerso en un sistema educativo creado en la revolución industrial. Como apunta Virginia, no se debe tender a la estandarización pero, los profesores responsables de educar quedan a merced de cambios de leyes cada nuevo cambio político y deben cumplir con unas expectativas "estandar" que les impide la adecuación y adaptación del modo de enseñanza a cada grupo. Creo que se ha eliminado el poder del profesor para poder impartir sus conocimientos con rigor. Mientras este sistema continue y se siga eliminando autonimía al cuerpo docente el modelo trasversal y flexible no se podrá llevar a cabo. Por ello el "cambio de paradigma" que sugiere sería correcto pero, en ningún momento dice la forma de lograrlo. Siento el apunte pesimista pero, un docente que no puedo ver la progresión (en años) de su alumnado queda impedido para dar una educación trasversal a sus alumnos, tanto en contenidos académicos como en crecimiento humano.

    ResponderEliminar
  5. A mí me parece que el problema real es mucho más simple. Cualquier profesor interesado en su trabajo sabe cómo resolver el 90 % de las situaciones de ese tipo que se le presenten. Y resto... seguramente serán cuestiones que no se podrán resolver desde ningún modelo.

    ResponderEliminar