lunes, 28 de noviembre de 2011

Colegios bilingües


Por Ana Trigo

  Me gustaría hablar de la nueva moda que se está llevando mucho  hoy en día en nuestro sistema educativo, que es la de los colegios bilingües. Supongo que todos pensaréis que es genial que se esté fomentando el inglés en el sistema educativo, y que dentro de poco nuestras próximas generaciones hablarán tan bien esta lengua como el español. Pero yo sinceramente creo que la realidad es bien distinta. Nuestra situación dista mucho a parecerse a la alemana, por ejemplo, en donde la mayoría de las personas hablan tan bien el inglés como el propio alemán. Llegar a una situación así lleva muchos años, no se puede conseguir de la noche a la mañana haciendo todos los colegios bilingües. Porque así solo consiguen que los niños ni aprendan bien inglés ni tampoco la propia asignatura que están estudiando en dicha lengua.
   Este es un asunto que ni me hubiese planteado, si no viese la situación desde cerca. Yo, desde que estoy en la universidad,  hace mucho que dejé atrás mis años escolares. Y cuando empezaron a salir los primeros colegios bilingües pensé que era muy buena idea y que ojalá yo hubiese podido ir a uno. Pero hace bien poco empecé a dar clases particulares de inglés, a un niño que va a uno de estos colegios, y me di cuenta de los problemas que pueden acarrear. Es cierto que el chico en cuestión tiene muy buen nivel de inglés para su edad, pero no el suficiente para estudiar ciertas asignaturas en esa lengua. Porque al final no aprende bien las cosas de conocimiento del medio, en este caso, la profesora se lo explica en inglés, pero él no entiende cuando habla, y también tiene dificultades para entender su propio libro de texto. Llegado a este punto hay que preguntarse: ¿qué prefiero, qué mi hijo sea un lince en inglés o que tenga cultura general? ¿Hasta qué punto el inglés es tan importante?
   Pero eso no es todo, también hay que tener en cuenta en la situación en la que se encuentran los padres. Ellos han decidido llevar a su hijo a un colegio bilingüe, que aparentemente es una idea genial; pero su hijo empieza a suspender, y ahora qué hacen. Ellos no tienen el suficiente nivel de inglés, como la mayoría de los españoles, para entender el libro de su hijo. Entonces cuando le preguntan al crío que si se lo sabe, éste como hemos hecho todos dice que sí, y a los padres no les queda más remedio que contentarse con la respuesta de su hijo porque ni pueden ayudarle, ni pueden hacer nada para comprobar que éste realmente dice la verdad. Y como el niño sigue suspendiendo, pues al final contratan a una profesora de inglés particular, más dinero a gastar, como si la crisis no existiese…
  Y luego, lo que pasa también es que se saben requetebién (el que consigue aprendérselo) los huesos del cuerpo, en inglés por supuesto. Pero cuando en una conversación,  más adelante, a lo largo de su vida, alguien diga por ejemplo que se ha roto la tibia, no podrán relacionar el nombre al hueso, porque ellos saben la palabra en inglés no en español. Quizás ese ejemplo es un poco elemental, pero eso ocurre, no con cosas tan sencillas, pero sí con palabras más técnicas. Conocidos míos que están haciendo ingenierías en inglés, no sabrían  resolver los mismos problemas en castellano, porque se saben el tecnicismo anglosajón.
   Pero yo me pregunto, por qué hay colegios ingleses, alemanes, franceses… como los liceos por ejemplo, donde los chicos se hacen bilingües de verdad. Y la respuesta creo que es más sencilla de lo que creemos. Ahí el ambiente es diferente, en cuanto entran desde los tres años, se les habla en inglés, francés, o lo que sea; todo el rato, a cada momento. Con esa edad los niños todavía tienen la capacidad de aprender una nueva lengua. Y así es como los niños hasta terminan hablando inglés entre ellos. Y eso es lo que deberíamos fomentar, no un sistema en el que solo se da oportunidad de aprender a los más listos.

2 comentarios:

  1. Acabo de leer tu entrada en el blog y me acordé de una conversación que tuve con una amiga, que está dando clases en uno de estos supuestos “colegios bilingüe”. Si, tienes toda la razón, el nivel en estos colegios es muy bajo, tanto de los alumnos, como de los profesores… pero con algo hay que empezar. Si no se plantea este tipo de escuelas nunca existirá una demanda de un profesorado bien formado en un idioma extranjero. ¿Y que pasa con los alumnos, que no pueden permitirse ir a un liceo? No vivimos en un mundo utópico, todo debe evolucionar y madurar hasta llegar al punto deseado. Las escuelas bilingües públicas son necesarias. Eso si, los alumnos en el proceso de transición tendrán la experiencia de conejitos de prueba y deberían esforzarse mucho, pero eso pasa siempre y es inevitable.

    En cuando lo de que solo los más listos alumnos puedes salir preparados, no creo que haya niños listos o tontos, la diferencia está en cómo y en cuanto se implican, y la motivación que tienen. Algunos tienen más facilidad en ciertas asignaturas, pero cuanto antes conocen sus puntos débiles y fuertes, y el esfuerzo que necesitan para aprender, será más fácil para ellos durante todo el proceso educativo.
    ¿Qué los padres no tienen nivel suficiente de inglés para ayudarle? Mejor, así el alumno desarrolla la capacidad de resolver los problemas sólo y se hace más responsable e independiente. Con un entorno familiar bueno, donde los padres actúan como tal, valoran y reconocen el esfuerzo del niño, es suficiente. Hay que ayudarles en sus búsquedas y motivación, no hacer de ellos unos inútiles incapaces de trabajar sin la supervisión de una persona mayor.

    El idioma es una herramienta, y si a veces nos falta vocabulario, no pasa nada. ¿No saber la terminología, el primer día de trabajo en castellano, hace un ingeniero incompetente? El verdadero problema es la forma en las que se imparten las clases, las clases en si, los contenidos, los métodos y todo relacionado. Seguro que si probamos, muchos alumnos tendrán problemas parecidos teniendo una educación puramente en castellano.

    Galya

    ResponderEliminar
  2. Un alumno no debería tener problemas de términos si los aprende en una lengua o en otra. En nuetro país se utilizan lenguas regionales para dar contenidos básicos y nunca se ha dado este debate. Un alumno, si se le han enseñado los recursos básicos para ser autónomo y autosuficiente no requerirá ni de sus padres ni de los términos científicos en 5 idiomas para desenvolverse. Sé que puede ser algo exagerado pero sólo intento trasmitir la idea de que, si el alumno recibe contenidos que le construyan como persona autónoma y madura, el idioma en el que haya recibido los estudios (buenos estudios, quiero decir) no tendrá mayor relevancia. Y sin duda los idiomas es una de las herramientas fundamentales que un niño tiene que saber desde el comienzo de su vida escolar. Cuanto antes mejor, sin duda.

    Por otro lado no es un papel sólo de la educación iniciar a los niños en inglés (u otros). Ya que se utiliza muy a menudo el término transversalidad en la educación también deberíamos extrapolarlo a la vida en general. Las películas dobladas, la imposibilidad de comprar libros en distintos idiomas, la ausencia de material didáctico (bueno) en otros idiomas y un largo etc permiten al alumno no hacer esfuerzo alguno. Los idiomas no están presentes en la vida cotidiana como sucede en gran parte de europa y por ello estos niños no encuentran necesidad alguna de conocerlos. Por no decir que heredan un conocimiento muy bajo por parte de sus padres que tampoco pudieron aprender idiomas.

    Como bien dices, Ana, "Llegar a una situación así lleva muchos años, no se puede conseguir de la noche a la mañana haciendo todos los colegios bilingües." Tampoco sin exportar la necesidad de los idiomas a otros ámbitos de nuestra vida. Por supuesto que ciertos cambios como el bilingüismo público y gratuito sin un profesorado preparado es pan para hoy y hambre para mañana. Creo que esta medida aumentará (más, si cabe) el fracaso escolar, pero por algo tenemos que empezar.

    Por los conocimientos que tengo con alumnos de primaria e infantil en colegios que ya educan con este sistema en Madrid, el nivel no roza si quiera lo esperado, siendo el término "bilingüe" una gran utopía que tardaremos muchos años en lograr. Esperemos todos que esto mejore.

    ResponderEliminar