miércoles, 26 de octubre de 2011

LOS PROBLEMAS DE LA EDUCACIÓN EN LAS ARTES PLÁSTICAS


Por Nieves González Pérez

Imaginaos una asignatura que resulte ser un gran fracaso dentro de un sistema educativo totalmente fracasado. Dejad de imaginar. ¿Todos la tenéis clara, no?
El sistema educativo público español, como muchos, que no todos, saben se encuentra muy por debajo del nivel de, no sólo los sistemas educativos europeos, si no de gran parte de los países desarrollados: tiene unas de las más altas tasas de fracaso escolar, no consigue motivar a los alumnos, ni a los docentes y además corre un gran peligro de extinguirse a favor de la enseñanza privada. Un cuadro. Aunque si analizamos la situación no todo va tan mal como se pinta, el sistema no estará totalmente fracasado hasta que sus asignaturas tengan la misma seriedad o valor que la “divertida”, “relajante” y “bonita” asignatura de Artes Plásticas. Personalmente tengo muy buen recuerdo de esa asignatura, era un segundo recreo, un recreo más relajado, allí te conseguías entretener en el aula: podías hablar, podías poner música, era la única asignatura en la que la profesora no tenía problemas con el alumnado, nadie era expulsado, nadie molestaba o dejaba de atender y es que ¿para qué? No había nada a lo que atender y lo mejor de todo es que todo el mundo aprobaba.
¿Cómo puede cualquier persona, sea estudiante o no, tomar en serio algo que no le cuesta ningún esfuerzo o dónde tu esfuerzo no es valorado ya que todo vale? Aún en el caso de que no fuera  así ¿Qué más da? ¿Qué te valorarían? ¿La capacidad para colorear una lámina? ¿Para encajar una escultura? Eso les viene muy bien a aquellos que tienen cierta mano para las artes, sacarán más nota y saldrán aún más contentos del aula, el resto que no se preocupe, aprobará igual.
Las artes plásticas en los colegios o institutos, tienen un enfoque muy en discordancia con los tiempos que corren y la culpa no es del alumno, que no ponga interés, sino del sistema y el profesorado que han convertido una asignatura que debería tener la misma importancia que algo que no llega a ser ni una broma de si misma. Mientras en matemáticas y lengua o música y educación física, asignaturas a las que en ocasiones se las trató igual que a la plástica, hay una parte teórica, de exámenes y/o trabajos en artes plásticas esto es impensable, yo misma creo que si me lo hubiesen planteado en la ESO me hubiese indignado, las artes plásticas son un entretenimientos, son un “pinta y colorea” no pueden tener una teoría, NO PUEDEN VOLVERSE ALGO SERIO.
Sin embargo, las artes plásticas y VISUALES si que tienen importancia y en muchos aspectos, no sólo desarrollan la creatividad, que desde el punto de vista en el que está enfocada hoy en día esta asignatura ni eso, también enseñan a comprender el mundo en el que vivimos, dominado y manipulado por la imagen. Las Imagen, un lenguaje casi global en el que pocas personas pueden conversar. El Arte forma parte de este lenguaje y, lógicamente es también incomprendido y para ello sólo hay que echar un ojo a la programación de la asignatura de Historia del Arte en los institutos, el cual, en mi caso, no pasó de las primeras vanguardias (y en Bachiller Artístico), y calculo que no muchas veces vaya más lejos. Está muy bien conocer la Historia del Arte, sin embargo si éste es también un lenguaje ¿Cómo podemos dejar de lado la lengua que se habla hoy en día y escuchar solamente la pasada? ¿Os parecería normal estudiar latín y dejar el castellano actual? Normal que el arte hoy en día sea considerado una tomadura de pelo.
Si recordamos cual se dice que es uno de los principales objetivos de la educación, crear ciudadanos libres, ¿cómo lo vamos a conseguir sin darles las claves para descifrar el lenguaje con el que les hablan todos los días? ¿Cómo vamos a conseguir que piensen por si mismos si no consiguen controlar uno de los medios que más “domina” “adoctrina” y “engaña” a la población? Claro está que al sistema le gusta más educar a los corderos para que sigan al rebaño…

6 comentarios:

  1. Por Irene Pérez

    Nieves, tienes razón en la mayor parte de cosas que planteas. La verdad es que yo no estudié bachillerato de artes, lo hice precisamente de humanidades por comprender aquello que caracterizas como un medio de manipulación en cualquiera de las formas en las que se presente.
    En educación plástica, al menos en mi colegio concertado, la profesora era una señora con bastante carácter y por cierto, también bastante mayor que nos mandaba ejercicios de dibujo técnico todas las semanas y por cada fallo, que pudiera ser por ejemplo un grosor de línea mayor porque se se moviera un poquito el rótring al pasar el dibujo a tinta, te restaba un punto. PODIAS SACAR NOTAS NEGATIVAS!! mi record está en un -5, pero lo que dices, el esfuerzo, o la honrrilla por no sacar notas negativas(qué menos que un cero!!) me hizo tener al final 7 como calificación en dibujo técnico, lo cual me hizo tomármelo en serio, no sólo a mi, sino a los 30 restantes que no movían la boca durante la hora de clase, no fuera a ser que no oyeran algún detallito que les restara 8 puntos.
    Método: constancia, exigencia, carácter y creerte que lo que impartes es importante para tus alumnos

    ResponderEliminar
  2. Entiendo lo que quieres decir, pero estás refiriendote solamente al campo del dibujo TÉCNICO, que es uno más dentro de la asignatura de Artes Plásticas, y que, aunque en mi caso fuera dado por encima, por decir que lo hemos dado (recuerdo solamente haber hecho ciertos dibujos con el compás y colorearlos después)se que en otros centros es tomado más en serio. El dibujo técnico es valorado por los alumnos pues entraña para ellos cierta dificultad (no me refiero solamente a tratar de que no se te emborrone el folio con la tinta del rotring), puede ser corregido objetivamente, etc. Sin embargo el problema que yo planteo no se refiere al dibujo tecnico si no al resto de los campos ¿Por qué es el dibujo técnico la unica parte de esta asignatura que llega a ser tomada en serio? (Generalmente, claro)

    ResponderEliminar
  3. Estoy de acuerdo con Nieves.
    Una manera de hacer que la asignatura de artes plásticas empiece a ser importante, tenga coherencia y se gane algo de respeto pasa por una revisión de los contenidos y la incorporación de materia teórica que, junto a las actividades prácticas permita, evaluar los resultados no sólo subjetivamente. Estos contenidos teóricos - desde lenguaje visual, percepción, semiótica, hasta explicación de recursos y especifidad de cada técnica, elección de soportes..- además de enriquecer la asignatura y facilitar una evaluación más parecida a la del resto de materias, supondrían una primera aproximación sería al medio, un disfrute en otro plano, además de motivar.

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Yo también estoy de acuerdo con Nieves en el que no es o no puede o no debería ser, pero de veras me queda poco claro el "como debería ser" en tu escrito. La imagen es importante si, pero este discurso no creo que convezca a nadie por si solo. Quizás si se trabajara con psicólogos, que nos aportaran datos racionales de la importancia de esta enseñanza para cualquier ámbito o profesión del futuro, e incluso como curativo para la resolución de conflictos individuales pues quizás nuestro mensaje pudiera ser legible en otras esferas. En Resumen, que yo no creo que la solución vaya por ampliar la parte teórica de la asignatura y poner contenidos más duros, sino por reformular los contenidos y darles una adaptación acorde a la situación actual del alumno y su futuro laboral.

    ResponderEliminar
  6. Es cierto que en mi escrito no queda claro el "como debería ser" este tipo de enseñanza, mi objetivo era tratar de plantear primero los problemas para después tratar de encontrar las soluciones que es el "como debería ser" y para ello creo que ayuda bastante saber "como no debería serlo".

    ResponderEliminar